Public Release:  Lo más destacado del ejemplar de Science del 13 de abril

American Association for the Advancement of Science

Para Ex-Adictos, ¿un Camino Libre de Drogas para Prevenir Relapso?: Nueva investigación con ratas y voluntarios humanos sugiere una estrategia para ayudar a ex drogadictos a evitar un relapso. La propuesta involucra modificar los recuerdos de una persona de uso de drogas en el pasado, pero a diferencia de investigación previa en este campo, el nuevo método no involucra administrar fármacos bloqueadores de la memoria. Yan-Xue Xue y colegas en China y Estados Unidos ampliaron el concepto de "extinción", que involucra exponer a ex-adictos a indicaciones que típicamente desencadenan antojos de drogas, tales como visión, sonidos u olores que la persona experimentó mientras usaba drogas. El paciente está limpio durante el proceso de extinción y gradualmente se vuelve menos sensible a estos indicadores. Sin embargo, los beneficios de la extinción a menudo pasan, o inclusive desaparecen espontáneamente. Algunos investigadores han tratado de aumentar el efecto del procedimiento de extinción en modelos de animales, usando fármacos alteradores de la memoria que o no son aprobados para uso humano o causan efectos secundarios problemáticos.

Artículo #19: "A Memory Retrieval-Extinction Procedure to Prevent Drug Craving and Relapse," por Y.- X. Xue; Y.-X. Luo; P. Wu; H.-S. Shi; L.-F. Xue; C. Chen; W.-L. Zhu; Z.-B. Ding; Y.-p. Bao; J. Shi; L. Lu de Peking University en Beijing, China; H.-S. Shi de Hebei Medical University en Shijiazhuang, China; D.H. Epstein; Y. Shaham de National Institute on Drug Abuse, NIH en Baltimore, MD.

Artículo #6: "Wiping Drug Memories," por A.L. Milton; B.J. Everitt de University of Cambridge en Cambridge, Reino Unido


Babuinos Pueden Aprender a Ubicar Palabras Impresas: Los babuinos pueden llegar a dominar uno de los elementos básicos del leer pese a que no tienen habilidades lingüísticas, reporta un equipo francés. Los monos en este estudio aprendieron cómo diferenciar entre secuencias impresas de letras que forman de hecho palabras en inglés y otras secuencias de tonterías. Estos hallazgos desafían la noción sostenida durante mucho tiempo de que la habilidad de reconocer palabras de esta manera--como combinación de objetos que aparecen visualmente en ciertas secuencias - está fundamentalmente relacionada con el lenguaje. Ahora parece que cuando los humanos leen, estamos en parte recurriendo a esa antigua habilidad, que predata la evolución de nuestra propia especie.
Jonathan Grainger y colegas estudiaron a un grupo de babuinos albergados en un cercado con varias cabinas que tenían computadoras con pantallas sensibles al tacto. Los animales podían entrar en las cabinas libremente y completar múltiples rondas del ejercicio computarizado, en el que ellos veían aparecer una secuencia de cuatro letras y luego pulsaban una o dos formas en la pantalla para clasificar la secuencia como una palabra o una no-palabra. Ellos recibieron una golosina después de cada respuesta correcta. Tras un periodo de mes y medio, los babuinos aprendieron a discriminar docenas de palabras de más de 7,000 no-palabras con casi 75 por ciento de precisión. Esta habilidad para identificar combinaciones específicas de letras, conocida como "procesamiento ortográfico" es un componente clave de la lectura. De esta manera, uno de los bloques de construcción de la habilidad de la lectura, que es una de las habilidades humanas más complejas, podría ser mucho más común en el cerebro primate que lo que se pensaba anteriormente. Un Perspective relacionado discute la investigación.

Artículo #20: "Orthographic Processing in Baboons (Papio papio)," por J. Grainger; S. Dufau; M. Montant; J.C. Ziegler; J. Fagot de CNRS en Marsella, Francia; J. Grainger; S. Dufau; M. Montant; J.C. Ziegler; J. Fagot de Aix-Marseille University en Marsella, Francia.

Artículo #4: "Monkey See, Monkey Read," por M.L. Platt; G.K. Adams de Duke University en Durham, NC.


Restos de Fermiones de Majorana en Nanocables: Investigadores pueden haber ubicado fermiones de Majorana - partículas elusivas que actúan como sus propias antipartículas - dentro de los nanocables de un aparato superconductor exótico. Cuando un electrón cargado negativamente se encuentra con un positrón - una antipartícula cargada positivamente--ellos se aniquilian uno a otro en un flash de rayos gamma. En contraste, un fermión de Majorana es una partícula neutra la cual es su propia antipartícula. NO se han reportado avistamientos de Majorana en el mundo de las partículas elementales, pero se cree que estas partículas elusivas existen en sistemas de estados sólidos, y son de interés potencial como una plataforma de cómputo cuántico. Aquí, Vincent Mourik y colegas desarrollaron un aparato consistente de un nanocable contactado por electrodos normales y superconductores. En un campo magnético, los autores observaron una señal túnel pico a energía cero que era robusta a la variación del voltaje en el campo y la reja. La señal pico desapareció cuando los ingredientes necesarios teóricamente propuestos para la formación de Majorana fueron eliminados. Los resultados ofrecen evidencia de fermiones de Majorana en nanocables emparejados con superconductores.

Artículo #25: "Signatures of Majorana Fermions in Hybrid Superconductor-Semiconductor Nanowire Devices," por V. Mourik; K. Zuo; S.M. Frolov; E.P.A.M. Bakkers; L.P. Kouwenhoven de Delft University of Technology en Delft, Holanda; S.R. Plissard; E.P.A.M. Bakkers de Eindhoven University of Technology en Eindhoven, Holanda.


¿Una Firma de Cáncer Colorectal?: Además de las instrucciones genéticas codificadas en el ADN de uno, varios factores epigenéticos, o no codificantes pero modificaciones funcionales al genoma, influyen significativamente la expresión genética en individuos tanto sanos como enfermos. Ahora, investigadores han identificado una firma epigenética -un patrón específico de marcas de cromatina ganadas o perdidas - que parece indicar con precisión que las células colorectales son cancerosas. Batool Akhtar-Zaidi y colegas usaron una forma metilada de la proteína llamada histona H3 lisina 4, o H2K4, la cual marca clases múltiples de los tan llamados elementos potenciadores del gen, para buscar dichos factores epigenéticos tanto en células cancerosas del colon como en células de las criptas del colon, de las cuales eventualmente se deriva el cáncer del colon. Estos investigadores fueron capaces de identificar miles de sitios H3K4 metilados que han sido perdidos o ganados en las células cancerosas colorectales. Los genes vinculados a estos sitios potenciadores parecen estar enriquecidos con vías que son normalmente trastocadas en el cáncer colorectal y ricas con variantes genéticas que son consideradas como señales de alerta, dicen. Tomados en su conjunto, los hallazgos de los investigadores sugieren que los cambios epigenéticos a estos sitios particulares en el genoma conducen a un programa transcripcional único que promueve el cáncer colorectal.

Artículo #23: "Epigenomic Enhancer Profiling Defines a Signature of Colon Cancer," por B. Akhtar-Zaidi; O. Corradin; A. Saiakhova; C.F. Bartels; L. Myeroff J. Lutterbaugh; M.F. Kalady; J. Willis; P.J. Tesar; T. Laframboise; S. Markowitz; P.C. Scacheri en Case Western Reserve University en Cleveland, OH; R. Cowper-Sal.Lari; J.H. Moore; M. Lupien de Dartmouth Medical School en Lebanon, NH; A. Jarrar; M.F. Kalady de Cleveland Clinic Foundation en Cleveland, OH.

###

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.