Public Release:  Lo más destacado del ejemplar de Science del 18 de mayo

American Association for the Advancement of Science

Microbios del Océano Profundo Apenas Vivos: Enterradas dentro de arcilla roja de hace 86 millones de años en las profundidades debajo del océano, bacterias están sobreviviendo con diminutas cantidades de oxígeno. Estos microbios están utilizando tan poquito oxígeno que apenas califican como vida, reporta un nuevo estudio. Aproximadamente 90 por ciento de organismos unicelulares de la Tierra viven enterrados debajo del piso marino. Dado que estos microbios viven la vida en cámara tan lenta, que los científicos tendrían que esperar mil años antes de notar cambio alguno en los microbios de las profundidades del mar. En cambio, los investigadores, son capaces de usar un experimento que ha estado ocurriendo por 86 millones de años debajo de la cama marina del Océano Pacífico. En una expedición de crucero a lo largo del Ecuador y en el Giro del Pacífico Norte (un sistema de corrientes de alto poder ubicadas en el Océano Pacífico Norte) Hans Roy y colegas recolectaron muestras de lodo de columnas de sedimento en el fondo del piso del océano.
Las columnas del sedimento se forman capa tras capa en el piso marino y pueden tener kilómetros de grosor, con el material más joven en la punta y el más viejo hasta abajo. Utilizando sensores de oxígeno en forma de agujas, el equipo descubrió que las bacterias viviendo en estos sedimentos están vivas y activamente usando oxígeno, aunque extremadamente lentamente. Los microbios voltean su biomasa de sedimento a una tasa de una vez cada unos cuantos cientos de años a una vez cada unos cuantos miles de años. Esto podría reflejar división celular, pero también podría simplemente indicar un ciclo de reparación celular de mil años. Como mínimo, los microbios necesitan energía para mantener un potencial eléctrico a lo largo de su membrana y para mantener sus enzimas y ADN funcionando, y Roy y colegas sospechan que estas comunidades microbianas podrían estar viviendo bajo la mínima cantidad de requerimiento de energía necesaria para subsistir, pero no tienen evidencia específica aún. Pero, está claro que esta comunidad microbiana - que no ha recibido alimento del mundo exterior desde que los dinosaurios rondaron por la Tierra - está aún viva y activa. El estudio sugiere que todo el conocimiento que los científicos han acumulado sobre microorganismos de laboratorio de rápido crecimiento probablemente no se aplica a la lenta vida debajo del océano.

Artículo #25: "Aerobic Microbial Respiration in 86-Million-Year-Old Deep-Sea Red Clay," por H. Røy; B.B. Jørgensen de Aarhus University en Aarhus, Dinamarca; J. Kallmeyer; R.R. Adhikari de University of Potsdam en Potsdam, Alemania; R. Pockalny; S. D'Hondt de University of Rhode Island en Narraganset, RI.


Inspecciones al Azar Reducen Accidentes en el Lugar de Trabajo: Las inspecciones de seguridad gubernamentales reducen accidentes del trabajador y costos a los empleadores sin dañar la competitividad de las compañías, según un nuevo estudio. La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) de E.U.A. es una de las agencias regulatorias más controvertidas en Estados Unidos, según David Levine y coautores. Los partidarios argumentan que los castigos de OSHA evitan lesiones y que las inspecciones salvan vidas a bajo costo para los empleadores. Mientras tanto, los críticos temen que la OSHA destruye empleos sin mejorar significativamente la seguridad del lugar de trabajo. El debate ha persistido en parte porque investigación previa ha producido resultados ampliamente variados. Levine y colegas condujeron un "experimento de campo natural" comparando 409 lugares de trabajo en California que fueron inspeccionados al azar para evaluar la seguridad de los trabajadores, con 409 lugares de trabajo similares que eran elegibles pero no fueron elegidos para inspección. Comparados con los controles, los empleadores inspeccionados al azar experimentaron una disminución de 9.4 por ciento en tasas de accidentes y una reducción de un 26 por ciento en el costo de lesiones. Los autores no encontraron evidencia de que este mejoramiento se obtuviera a costa de empleo, ventas, solvencia crediticia o la supervivencia de la firma.

Artículo #22: "Randomized Government Safety Inspections Reduce Worker Injuries with No Detectable Job Loss," por D.I. Levine de University of California, Berkeley en Berkeley, CA; M.W. Toffel de Harvard Business School en Boston, MA; M.S. Johnson de Boston University en Boston, MA.


Fragmentos de Rocas que Chocaron con la Luna: Investigadores han identificado fragmentos de meteoritos que chocaron con la Luna en el pasado antiguo. No ha estado claro si los objetos bombardeando la Tierra y la Luna a principios de la historia del sistema solar eran principalmente asteroides, cometas, o una pareja mezcla de ambos. Los nuevos hallazgos, con base en un análisis de rocas lunares de las misiones Apolo, sugieren que los asteroides eran el tipo de impactante más común. Hasta ahora, los investigadores han detectado principalmente estos impactos indirectamente, al descubrir firmas químicas de elementos "amantes de hierro" que deben haber sido repartidos en el manto y la corteza por impactos, ya que de otro modo habrían sido jalados hacia el centro. Ahora, Katherine Joy y colegas reportan la detección y caracterización de fragmentos de meteorito conservados en rocas lunares antiguas llamadas "regolitas breccia" del sitio de aterrizaje del Apolo 16. Las regolitas breccia son macizos endurecidos de fragmentos de rocas más pequeñas y otros escombros. Estos fragmentos meteóricos representan muestras directas de la población de pequeños cuerpos cruzando el sistema solar interno hace alrededor de 3.4 mil millones de años. Los fragmentos no son tan diversos como aquellos encontrados en regolitas breccia y suelos más jóvenes de la Luna o que caen actualmente como meteoritos a la Tierra, y los autores concluyen que los fragmentos fueron originalmente asteroides condríticos primitivos, originándose a partir de una región fuente similar. Alan Rubin discute la investigación en un Perspective relacionado.

Artículo #31: "Direct Detection of Projectile Relics from the End of the Lunar Basin-Forming Epoch," by K.H. Joy; D.A. Kring at Lunar and Planetary Institute in Houston, TX; K.H. Joy; M.E. Zolensky; D.S. McKay; D.A. Kring at NASA Lunar Science Institute in Moffett Field, CA; M.E. Zolensky; D.K. Ross; D.S. McKay at NASA Johnson Space Center in Houston, TX; K. Nagashima; G.R. Huss at University of Hawai'i at Mānoa in Honolulu, HI; D.K. Ross at ESCG-Jacobs Technology in Houston, TX.

Artículo #33: "Fragments of the Lunar Cataclysm," por A.E. Rubin de University of California, Los Angeles en Los Angeles, CA.


Estudios Aluden a las Raíces de la Salud Humana: La mayor parte de la variación genética es rara y no es compartida entre poblaciones, de acuerdo con dos estudios que se enfocan en las diferencias entre genomas humanos de alrededor del mundo. Los hallazgos indican que hay muchas más variantes genéticas en la población global que investigación previa había sugerido -y estos probablemente juegan un rol significativo en la salud y enfermedad humanas. Jacob Tennessen y colegas secuenciaron los exomas, o los genes que de hecho codifican la proteína en un genoma, de 2,440 individuos tanto de ascendencia europea y africana. Ellos identificaron más de 500,000 mutaciones, de las cuales la vasta mayoría son raras y específicas a poblaciones. En un estudio por separado, Matthew Nelson y colegas secuenciaron 202 genes en más de 14,000 individuos, también de ascendencia europea y africana, quienes habían sido previamente marcados como blancos potenciales para fármacos. Su análisis también identificó un número de raras, pero abundantes mutaciones que parecen ser poco comunes y localizadas geográficamente. Tomados en su conjunto, estos hallazgos sugieren que el reciente, rápido crecimiento de población junto con la lenta remoción de mutaciones dañinas del genoma ha resultado en una acumulación de variantes genéticas poco comunes que influyen la salud y enfermedad humanas. Estos estudios también dejan claro que muestras de gran tamaño serán requeridas en el futuro para asociar esas raras variantes con rasgos físicos complejos.

Artículo #27: "Evolution and Functional Impact of Rare Coding Variation From Deep Sequencing of Human Exomes," por J.A. Tennessen; A.W. Bigham; T.D. O'Connor; W. Fu; S. McGee; M.J. Rieder; D.A. Nickerson; M.J. Bamshad; J.M. Akey de University of Washington en Seattle, WA. Para obtener una lista completa de autores favor de ver el manuscrito.

Artículo #28: "An Abundance of Rare Functional Variants in 202 Drug Target Genes Sequenced in 14,002 People ," por M.R. Nelson; M.G. Ehm; P. St. Jean; C. Verzilli; J. Shen; S.-A. Bacanu; D. Fraser; L. Warren; J. Aponte; L. Li; P. Woollard; S. Topp; M.D. Hall; K. Nangle; L.R. Cardon; J.C. Whittaker; S. L. Chissoe; V. Mooser de GlaxoSmithKline en Research Triangle Park, NC. Para obtener una lista completa de autores, favor de ver el manuscrito.

###

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.