[ Back to EurekAlert! ] Public release date: 11-Oct-2012
[ | E-mail Share Share ]

Contact: Natasha Pinol
npinol@aaas.org
202-326-7088
American Association for the Advancement of Science

Lo más destacado del ejemplar de Science del 12 de octubre

Poniendo Precio a la Protección de la Biodiversidad: Fondos para conservar la biodiversidad global tendrán que aumentar por una orden de magnitud si los gobiernos mundiales van a cumplir sus obligaciones de conservación para el 2020, Donal McCarthy y colegas concluyen en un nuevo reporte. Reducir el riesgo de extinción de todas las especies bajo amenaza costaría unos $4.67 mil millones de USD cada año, calculan ellos, y establecer y mantener áreas protegidas costaría hasta $76.1 mil millones de USD anualmente. Estos son números desalentadores – pero considere que los fondos totales requeridos son menores que el 20 por ciento del gasto global anual en refrescos. Es también un porcentaje diminuto (1-4 por ciento) del valor total de los servicios de ecosistemas provistos por estas especies y hábitats. Aunque las partes de la Convención sobre Diversidad Biológica estuvieron de acuerdo en cuanto a las metas estratégicas de conservación a alcanzar para el 2020, ha habido poca información sobre cuánto costaría alcanzar estas metas. Los investigadores esperan que estos nuevos números, estimados y extrapolados utilizando datos recolectados para especies de aves bajo riesgo de extinción, ayudarán a gobiernos a diseñar un plan financiero para alcanzar sus metas de 2020.

Artículo #24: "Financial Costs of Meeting Two Global Biodiversity Conservation Targets: Current Spending and Unmet Needs," por D.P. McCarthy; L.A. Bennun; L.D.C. Fishpool; A. Symes; S.H.M. Butchart de BirdLife International en Cambridge, Reino Unido. Para obtener una lista completa de autores, favor de ver el manuscrito.


Teléfonos Celulares Ayudan a Rastrear la Transmisión de Malaria en Kenia: Un nuevo estudio utiliza datos de teléfonos celulares para aprender más sobre la propagación de malaria, una enfermedad potencialmente mortal que se transmite a través de la picadura de mosquitos acarreando parásitos de malaria. Los hallazgos muestran que los programas de control de la malaria en una región podrían tener un impacto crucial en la transmisión en las áreas de alrededor. Amy Wesolowski y colegas estimaron las ubicaciones diarias de aproximadamente cinco millones de usuarios de celulares kenianos entre junio 2008 y Junio 2009, mapeando cada llamada o texto enviados por parte de cada individuo a una de las 11,920 torres de telefonía celular en el país. Para volver los datos de los teléfonos celulares útiles, los investigadores los combinaron con las estimaciones de preponderancia de malaria e información sobre la distribución de la población. Los investigadores figuraron qué torres de telefonía celular se encontraban en las áreas designadas o asentamientos, asignaron a cada persona en los conjuntos de datos a una ubicación primaria, y luego midieron los viajes de cada persona a partir de esa ubicación.
Wesolowski y colegas luego combinaron estas capas de datos con un modelo matemático simple de transmisión de malaria para estimar la probabilidad de que la gente fuera portadora de parásitos, así como la probabilidad de cada individuo de ser picado por un mosquito infectado. Los investigadores determinaron que un enorme volumen de tráfico humano ocurre entre regiones alrededor de Nairobi, la capital de Kenia. Sin embargo, la mayor parte de ese movimiento tiene muy poco impacto en la transmisión de la malaria porque la mayoría de la gente no está infectada. Ellos también descubrieron que el área que rodea al Lago Victoria (ubicado en la parte occidental del país) es una región altamente endémica – varios parásitos parecen ser transportados a estas áreas. Los hallazgos sugieren que reducir la transmisión en la región que rodea a Lago Victoria será importante para controlar o eliminar la malaria en el resto del país.

Artículo #18: "Quantifying the Impact of Human Mobility on Malaria," by A. Wesolowski at Carnegie Mellon University in Pittsburgh, PA; N. Eagle; C.O. Buckee at Northeastern University in Boston, MA; N. Eagle; C.O. Buckee at Harvard School of Public Health in Boston, MA; A.J. Tatem at University of Florida in Gainesville, FL; A.J. Tatem; D.L. Smith at Fogarty International Center, NIH in Bethesda, MD; D.L. Smith at Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health in Baltimore, MD; A.M. Noor; R.W. Snow at KEMRI-Wellcome Trust-University of Oxford Collaborative Programme in Nairobi, Kenya; A.M. Noor; R.W. Snow at University of Oxford in Oxford, UK.


Vidrio Negro en Nuevo Meteorito Marciano: El verano pasado, un meteorito de Marte se precipitó en el desierto marroquí. Un nuevo análisis del meteorito por parte de Hassan Chennaoui Aoudjehane y colegas muestra que la roca fue expulsada de la superficie de Marte hace 700,000 años. En particular, los investigadores descubrieron una abundancia de vidrio negro dentro de la roca que podría contener tierra marciana. Tissint es el quinto meteorito marciano que ha sido recolectado tras una caída atestiguada a la Tierra. Varios otros meteoritos marcianos han sido recolectados, pero estos no fueron vistos cayendo a la Tierra. Ellos fueron descubiertos (con frecuencia en Antártica) mucho después de su llegada a la Tierra y sufrieron más exposición al medio ambiente terrestre que los cinco meteoritos observados. La roca muestra evidencia de tres componentes distintos derivados del interior, superficie y atmósfera de Marte. Para explicar la naturaleza de la composición de Tissint, los autores proponen que la roca fue erosionada por fluidos derivados de la superficie del planeta rojo, los cuales filtraron elementos del suelo marciano. Estos fluidos fueron subsecuentemente depositados en las fisuras y grietas de la roca. Derretimiento posiblemente ocurrió en las fracturas de la roca durante el impacto del asteroide u otro cuerpo que chocó con Marte y expulsó la roca de la superficie del planeta. Este derretimiento podría haber producido el vidrio negro y retenido en él características químicas distintivas de la superficie marciana, concluyen los autores.

Artículo #20: "Tissint Martian Meteorite: A Fresh Look at the Interior, Surface and Atmosphere of Mars," por H. Chennaoui Aoudjehane de Hassan II University Casablanca en Casablanca, Morocco. Para obtener una lista completa de autores, favor de ver el manuscrito.


Revisar Vale la Pena para Artículos de Revistas Científicas: Algunos científicos podrían entusiasmarse con una nueva encuesta que revela el proceso de envío y reenvío que los artículos científicos sufren en su vía a ser publicados. Vincent Calcagno y colegas encuestaron la historia de sometimiento de más de 80,000 artículos publicados en 932 revistas, cubriendo 16 campos de biología de 2006 a 2008. Ellos preguntaron a los autores correspondientes si la revista que publicó su estudio fue la primera publicación a la que enviaron su investigación, y si no, cuál era el nombre de la publicación que habían intentando antes. Con los resultados, Calcagno y colegas construyeron una red de flujo de manuscritos entre las publicaciones científicas. Aproximadamente 75 por ciento de los artículos publicados fueron exitosos en su primer intento, sugiriendo que los autores, en general, son eficientes dirigiendo su investigación y limitando el riesgo de rechazo. Las revistas de alto impacto, incluyendo Science y Nature, atrajeron sumisiones preferentemente. Sin embargo, sorprendentemente, estas revistas publicaron una proporción más alta de artículos presentados nuevamente tras ser rechazados por otra publicación. Los autores también descubrieron que los reenvíos recibieron significativamente más menciones por otros artículos que los artículos que sólo fueron sometidos una vez. Una posible explicación es que la aportación de editores y críticos, y el tiempo extra invertido en trabajar en los reenvíos mejora significativamente el producto final.

Artículo #23: "Flows of Research Manuscripts Among Scientific Journals Reveal Hidden Submission Patterns," por V. Calcagno de INRA, Institut Sophia Agrobiotech en Sophia-Antipolis, Francia; V. Calcagno; E. Demoinet; K. Gollner; D. Ruths; C. de Mazancourt de McGill University en Montreal, QC, Canadá; L. Guidi de University of Hawaii, Honolulu en Honolulu, HI.

###



[ Back to EurekAlert! ] [ | E-mail Share Share ]

 


AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert! system.