Public Release:  Lo más destacado del ejemplar de Science del 19 de octubre

American Association for the Advancement of Science

Registro de Lago Japonés Mejora Datación de Radiocarbono: Una nueva serie de mediciones de radiocarbono del Lago Suigetsu en Japón deberán ayudar a hacer la datación de radiocarbono más precisa y correcta, especialmente para objetos antiguos. El trabajo podría ser utilizado para refinar estimaciones de las edades de material orgánico por cientos de años. Los arqueólogos, por ejemplo, podrían ser capaces de especificar aún más el momento de la extinción de los Neandertales o la dispersión de los humanos modernos en Europa. Y los científicos climáticos podrían entender mejor las cadenas de eventos que conllevaron al avance y repliegue de los mantos de hielo durante el último periodo glaciar. En Lago Suigetsu , una capa de algas diminutas de color relativamente claro llamadas diatomas recubren el piso cada año, seguida de una capa de sedimentos más obscuros. El fondo del lago está muy quieto y anóxico, por lo que estas capas han permanecido sin cambio durante decenas de miles de años. Una serie de núcleos taladrados a través de esta capas ahora provee un registro exquisitamente conservado de los últimos 52,800 años.
Radiocarbono, o C-14, es un isótopo radioactivo, que se da en la naturaleza, que se deteriora a una tasa constante. Investigadores pueden calcular la edad de un objeto con base en qué tanto radiocarbono contiene en relación con su primo estable, C-12. Pero, hay varios factores que complican este cálculo, dado que las cantidades de radiocarbono en el entorno podrían variar año con año, y de una región a otra. Ajustar estas fluctuaciones naturales en radiocarbono requiere de largos registros de edad conocida con datos de radiocarbono asociados. Algunos de los registros de radiocarbono más largos y más importantes provienen de sedimentos marinos o formaciones de cuevas. Sin embargo, estos necesitan ser corregidos utilizando una variedad de asunciones sobre cómo cambian los niveles de radiocarbono en el agua de mar y agua freática.
El registro de sedimento terrestre presentado ahora por Christopher Bronk Ramsey y colegas no requiere dicha corrección. El radiocarbono en los fósiles de hojas conservadas en los sedimentos viene directamente de la atmósfera y no es sujeto a los mismos procesos que afectan al radiocarbono en sedimentos marinos o formaciones de cuevas. El único otro registro directo de carbono atmosférico proviene de los anillos de los árboles y se extiende hasta hace 12,593 años. El registro del Lago Suigetsu se extiende hasta hace 52,800 años, extendiendo el registro directo de radiocarbono por más de 40,000 años. Paula Reimer discute los hallazgos en un Perspective relacionado.

Artículo #11: "A Complete Terrestrial Radiocarbon Record for 11.2 to 52.8 kyr B.P.," por C.B. Ramsey; R.A. Staff; F. Brock de University of Oxford en Oxford, Reino Unido. Para obtener una lista completa de los autores, favor de ver el manuscrito.

Artículo #5: "Refining the Radiocarbon Time Scale," por P.J. Reimer de Queen's University Belfast en Belfast, Reino Unido.


Formando una Luna A Partir de una Tierra que Gira Rápidamente: Un impacto gigante con la Tierra podría haber producido una Luna químicamente similar a la Tierra, reportan dos estudios nuevos. Los hallazgos desafían una teoría de antaño que la Luna fue producida principalmente a partir del material de un planeta del tamaño de Marte tras una colisión gigante con la Tierra hace unos 4.5 mil millones de años. Primero propuesto en los 1970s, el modelo de impacto gigante ganó tracción en los 1980s cuando simulaciones computarizadas del evento de colisión sugirieron que la Luna fue producida principalmente a partir de material foráneo. Esta idea se volvió un problema cuando mejores muestras lunares estuvieron disponibles y revelaron que la composición química de la Luna es de hecho bastante similar a la de la Tierra. Estos modelos previos también asumieron que la colisión gigante conservó el mismo giro o momentum angular que el sistema Tierra-Luna tiene hoy en día. En una serie de simulaciones por computadora, Matija Ćuk y colegas muestran que un impacto gigante en una Tierra primitiva con un giro rápido puede producir un disco formador de Luna a partir de material de la Tierra. Resulta que un sistema Tierra-Luna girando más rápidamente pierde momentum angular inicialmente, pero eventualmente regresa a su estado presente a través de la influencia gravitacional del Sol. En un estudio por separado, Robin Canup y colegas llevaron a cabo simulaciones por computadora involucrando colisiones gigantes con una masa similar a la de la Tierra, a velocidad más baja. Los resultados produjeron una Luna con la misma composición química como la del manto de la Tierra, añadiendo a la evidencia de que la luna podría haber sido formada a partir de la Tierra.

Artículo #14: "Making the Moon from a Fast-Spinning Earth: A Giant Impact Followed by Resonant Despinning," por M. Ćuk; S.T. Stewart de Harvard University en Cambridge, MA; M. Ćuk de Carl Sagan Center, SETI Institute en Mountain View, CA.

Artículo #15: "Forming a Moon with an Earth-Like Composition via a Giant Impact," por R.M. Canup de Southwest Research Institute en Boulder, CO.


Muy Caliente para Vivir en el Triásico: Algunas de las extinciones que ocurrieron durante el periodo Triásico Temprano, hace entre 252 a 247 millones de años, podrían haber sido causadas directamente por temperaturas letalmente calientes. En regiones ecuatoriales, el calor extremo volvió a los océanos casi inhabitables -devastando las algas calcáreas, llevando a la mayoría de los peces y mamíferos marinos a latitudes más elevadas y suprimiendo el tamaño de los organismos que se quedaron detrás. Los datos analizados por Yadong Sun y colegas indican que el calentamiento climático puede ser una causa directa de las extinciones, no solo una causa indirecta o un amplificador, lo que puede tener implicaciones para el calentamiento del planeta hoy en día. La reconstrucción de las temperaturas del agua de mar de la época por parte de los investigadores indica que las temperaturas d ela superficie marina en el ecuador alcanzaron un pico de cerca de 40 grados C, o 104 grados F. (En comparación, las temperaturas anuales promedio de la superficie del mar alrededor del ecuador actualmente son de entre 25 y 30 grados C, o 77-86 grados F). Sun y colegas sugieren que las insoportables elevadas temperaturas podrían haber reprimido abundancia de plantas y animales, lo que podría explicar la escasez de depósitos de carbón conocidos del Triásico Temprano. David Bottjer discute los hallazgos en un Perspective relacionado.

Artículo #10: "Lethally Hot Temperatures During the Early Triassic Greenhouse," por Y. Sun; C. Yan; H. Jiang; L. Wang; X. Lai de China University of Geosciences (Wuhan) en Wuhan, China; Y. Sun; P.B. Wignall deUniversity of Leeds en Leeds, Reino Unido; M. Joachimski de Universität Erlangen-Nürnberg en Erlangen, Alemania; Y. Chen de University of Graz en Graz, Austria.

Artículo #6: "Life in the Early Triassic Ocean," por D.J. Bottjer de University of Southern California en Los Angeles, CA.


Origen Inesperado de Tumores Cerebrales: Glioblastoma multiforme, el tipo de tumor cerebral más común y agresivo, puede surgir de células cerebrales maduras que se han revertido a un estado no diferenciado. Este sorpresivo hallazgo podría tener implicaciones para el tratamiento de estos tumores, dado que predice que cualquier célula tumorosa que es dejada atrás durante cirugía o quimioterapia tendría el potencial para regenerar el tumor. Modelos previos sugirieron que la mayoría de los tumores surgieron de células madre neurales no diferenciadas. Dinorah Friedman-Morvinski y colegas ahora muestran en ratones que células neurales totalmente maduras y diferenciadas pueden ser transformadas por genes causantes de cáncer. Los genes desatan otros cambios genéticos que envían a las células maduras de vuelta a un estado tipo células madre no diferenciadas. Estas células no diferenciadas pueden comenzar y mantener el crecimiento de tumor, descubrieron los investigadores.

Artículo #16: "Dedifferentiation of Neurons and Astrocytes by Oncogenes can Induce Gliomas in Mice," por D. Friedmann-Morvinski; E. Ke; Y. Soda; T. Marumoto; O. Singer; I.M. Verma de The Salk Institute for Biological Studies en La Jolla, CA; E.A. Bushong; E. Ke; M.H. Ellisman de University of California, San Diego en La Jolla, CA; T. Marumoto de Kyushu University en Fukuoka, Japón.

###

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.