Public Release:  Por la adaptación de las áreas marinas protegidas de América del Norte ante un clima cambiante

Commission for Environmental Cooperation

Este comunicado está disponible en inglés.

Tampa, Florida, a 23 de octubre de 2012. Al igual que infinidad de plantas y animales marinos afectados, depredadores superiores --como atunes y tiburones-- están sufriendo las repercusiones del cambio climático a medida que la disponibilidad de presas disminuye y la distribución geográfica de las mismas se modifica.

La creación de áreas marinas protegidas (AMP) --individuales y en redes-- que integren estas y otras consideraciones relacionadas con el clima es una forma de adaptarse al cambio climático o mitigar sus efectos. Por tal motivo, la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) publicó las Directrices científicas para la creación de redes de áreas marinas protegidas en un contexto de cambio climático, en colaboración con el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM) y con base en el trabajo de 33 destacados expertos de América del Norte. La presentación de la publicación se llevó a cabo el día de hoy en el marco de la Conferencia sobre la Restauración de Estuarios de Estados Unidos, celebrada en Tampa, Florida. Si desea descargar las directrices, haga clic aquí.

El cambio climático está afectando los océanos y muchas de las especies que dependen de los mismos. Las temperaturas del agua más elevadas se relacionan con poblaciones más reducidas de fitoplancton y zooplancton, importante fuente de alimento para peces y mamíferos marinos. Los crecientes niveles del mar en las costas llegan a afectar los sitios de anidación de tortugas y los hábitats de aves marinas. Asimismo, el ciclo del carbono se ve afectado por las temperaturas más cálidas y la acidificación de los océanos. Esto da como resultado el blanqueamiento y la mortalidad de corales, importante hábitat y zona de reproducción submarina de numerosas especies de peces, mariscos y crustáceos de vital importancia para el ser humano, además de repercutir negativamente en sumideros naturales de carbono como manglares, marismas salobres, pastos marinos y humedales intermareales, al reducir su capacidad para captar y almacenar dióxido de carbono procedente de la atmósfera.

La extensión y ubicación de las áreas marinas protegidas, así como el papel que cada una desempeña para reducir presiones como la pesca y la conversión de hábitats costeros, son sólo algunos de los puntos a considerar en la planeación de AMP resilientes a la luz del cambio climático. El conjunto de directrices de la CCA coadyuvará a aumentar la capacidad de científicos, planificadores y administradores de AMP para planear, crear, conectar, evaluar y adaptar áreas marinas protegidas y redes de AMP en los ámbitos nacional y subcontinental. Estas directrices se dividen en cuatro apartados:

1. Proteger especies y hábitats con una función crucial en los ecosistemas o cuya conservación es de particular preocupación

2. Proteger posibles sumideros de carbono

3. Proteger los vínculos ecológicos y las rutas de conectividad de una amplia gama de especies

4. Proteger toda la gama de la biodiversidad presente en el área geográfica objetivo

En noviembre de 2012 la CCA publicará un documento complementario: una guía práctica para administradores de AMP y planificadores de redes sobre cómo implementar estas directrices.

Por la interconectividad de sus océanos, la diversidad de su vida marina y las cerca de dos mil áreas marinas protegidas que alberga, América del Norte constituye una región ideal para realizar pruebas piloto de esta iniciativa mundial. En las directrices se identifican algunos de los beneficios derivados del trabajo conjunto en una región como América del Norte, por considerarse tal conectividad particularmente importante para especies migratorias y aquellas que transitan por distintas ecorregiones en las diferentes etapas de su vida. Las directrices también plantean que la colaboración internacional fortalece la capacidad mediante el intercambio de experiencias.

Expertos en áreas marinas protegidas y funcionarios de Canadá, Estados Unidos y México han trabajado conjuntamente durante los últimos diez años mediante la Red de Áreas Marinas Protegidas de América del Norte (RAMPAN) de la CCA, con miras a conservar la biodiversidad marina de la región. En la elaboración de las directrices participaron Robert J. Brock, del Centro de AMP de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration, NOAA) de Estados Unidos; Ellen Kenchington, del ministerio de Pesca y Océanos (Fisheries and Oceans) de Canadá, y María Amparo Martínez Arroyo, de la Universidad Nacional Autónoma de México, en colaboración con el Grupo de Estudio sobre la Planeación y Creación de Redes de Áreas Marinas Protegidas en un Clima Cambiante (Study Group on Designing Marine Protected Area Networks in a Changing Climate, SGMPAN) del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM).

###

Si desea consultar información más detallada, visite: www.cec.org/marinas.

Videos de la CCA muestran cómo las AMP protegen la vida marina y contribuyen al sustento de las comunidades costeras

Recientemente, la CCA dio a conocer una serie conformada por cuatro videos que muestran extraordinarios lugares en las costas de Canadá, Estados Unidos y México que protegen la increíble variedad de vida marina de la región y contribuyen a generar medios de vida sustentables para nuestras comunidades.

Este trabajo es el resultado de una alianza sin precedente entre dependencias responsables de las AMP de América del Norte y centros de aprendizaje de acuarios en los tres países. Para ver estos cortos, visite www.cec.org/amp.

Acerca de la CCA

La Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) es una organización intergubernamental que apoya la agenda ambiental conjunta de Canadá, Estados Unidos y México para hacer más sustentable la economía de América del Norte, hacer frente al cambio climático mediante el fomento de economías bajas en carbono y proteger el medio ambiente y la salud de sus habitantes. La CCA está integrada por tres órganos: un Consejo en el que están representados los gobiernos de los tres países; un Comité Consultivo Público Conjunto (CCPC) que asesora al Consejo y funge como enlace con la ciudadanía, y un Secretariado que respalda al Consejo y al CCPC, además de elaborar informes independientes. La CCA congrega a los gobiernos, la sociedad civil y el sector empresarial para crear soluciones innovadoras a escala de América del Norte frente a los desafíos ambientales de alcance mundial. Más información en www.cec.org.

Las iniciativas de la CCA se realizan con el apoyo financiero de los gobiernos de: Canadá, a través del ministerio federal de Medio Ambiente; los Estados Unidos de América, a través de la Agencia de Protección Ambiental, y los Estados Unidos Mexicanos, mediante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.