Public Release:  Combinación de usos agrícolas y forestales que garantiza altos rendimientos

Technische Universitaet Muenchen

Este comunicado está disponible en inglés.

¿Protección del clima o agricultura intensiva? Según los científicos de la Technische Universität München (Universidad Tecnológica de Munich - TUM) ambas cosas son compatibles. Su nuevo concepto para el aprovechamiento de la tierra se basa en una combinación de cultivos en pequeñas parcelas con áreas destinadas a la silvicultura. Para los agricultores de mediana escala en Sudamérica, remplazar monocultivos por áreas agrícolas diversificadas puede también ser beneficioso desde un punto de vista económico.

Cada año se talan aproximadamente 4 millones de hectáreas de bosque en Sudamérica, liberándose grandes depósitos de dióxido de carbono. Por eso, los programas internacionales para la protección climática ofrecen compensaciones económicas para aquellos agricultores que conservan los bosques o reforestan nuevas áreas. Sin embargo, la demanda de tierras para el cultivo de alimentos y de biocombustibles es alta y como consecuencia, en países como Brasil o Ecuador se prevén futuros conflictos por el uso de la tierra. Thomas Knoke y Michael Weber, de la Technische Universität München (TUM), están convencidos de que la protección climática es perfectamente compatible con una productividad alta de alimentos por medio de la intensificación agrícola. Los científicos denominan este concepto, que han adaptado a las pequeñas y medianas propiedades de Sudamérica, "aprovechamiento diferenciado de la tierra". La idea en la que se basa el concepto fue desarrollada por el Profesor Emérito de la TUM, Wolfgang Haber: los agricultores, en lugar de producir grandes extensiones de monocultivos, deberían sembrar diferentes tipos de cultivos en parcelas de menor tamaño, lo que les permite reservar parte de su propiedad también para usos forestales. Sin embargo, las parcelas deben tener un tamaño adecuado que permita cierto grado de intensificación por medio de mecanización y del uso de fertilizantes.

Las áreas forestales y las cercas vivas tienen la función de proteger el suelo de la erosión y absorber CO2a largo plazo. Los científicos han calculado la rentabilidad de su concepto en una propiedad de mediana escala. La hacienda modelo cuenta con 116 hectáreas, de las cuales algunas áreas están destinadas a fines agrícolas y forestales, mientras que otras son tierras sin uso. En el continente sudamericano hay cerca de 5 millones de granjas agrícolas con tamaño similar.

Si un agricultor opta por el modelo de intensificación sostenible, en un primer momento tendrá costes más elevados debido a las inversiones en la reforestación y a la diversificación de cultivos, sin embargo a largo plazo esta combinación produce un balance positivo de retornos. Cuando los agricultores cuentan con un conjunto de usos de suelo que incluye soja, caña de azúcar, maíz y café se reduce el riesgo de las fluctuaciones de los precios de los productos. Asimismo, las superficies forestales generan ingresos adicionales: el material procedente de los raleos se usa como leña, mientras que los fustes de mayor diámetro se pueden vender como material de construcción. Dependiendo de los cultivos usados luego de ocho años la finca modelo obtendrá entre un 19 y un 25 por ciento más de ingresos en comparación a fincas que producen en monocultivos gracias al aprovechamiento diferenciado de la tierra..

Para facilitar a los agricultores el cambio a este sistema de aprovechamiento diferenciado, los científicos proponen un financiamiento inicial y la transmisión de conocimientos y tecnología . "Los costes derivados de la aplicación del modelo son iguales o inferiores a los que se destinan a medidas que tienen por objetivo reducir las emisiones de CO2", afirma el profesor Thomas Knoke del Instituto de Manejo Forestal Sustenable de la TUM. "Por eso, el cultivo en pequeñas parcelas y según las necesidades locales es un buen camino para conseguir una agricultura respetuosa con el clima que a la vez sea altamente productiva."

###

Publicación:
Thomas Knoke, Rosa M Román-Cuesta, Michael Weber, Wolfgang Haber: How can climate policy benefit from comprehensive land-use approaches? - Frontiers in Ecology and the Environment 10: 438, octubre de 2012, doi: 10.1890/110203
http://www.esajournals.org/doi/abs/10.1890/110203

Technische Universität München Corporate Communications Center 80290 Múnich www.tum.de

Dr. Ulrich Marsch Portavoz del Presidente +49.89.289.22779 marsch@zv.tum.de

Undine Ziller Media relations +49.89.289.22731 ziller@zv.tum.de

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.