[ Back to EurekAlert! ]

PUBLIC RELEASE DATE:
8-Nov-2012

[ | E-mail ] Share Share

Contact: Natasha Pinol
npinol@aaas.org
202-326-7088
American Association for the Advancement of Science
@AAAS_News

Lo más destacado del ejemplar de Science del 9 de noviembre

Cambio Climático y los Antiguos Mayas: Un nuevo estudio de estalagmitas de 2,000 años de edad de una cueva en el sur de Belice muestra que el cambio climático ha tenido efectos de largo plazo en el crecimiento y desintegración de la civilización Maya Clásica. Ocupando lo que es ahora América Central, los Mayas dejaron detrás detallados récords históricos de su rica cultura, sistemas políticos sofisticados y avanzada tecnología inscritos en monumentos de piedra. Guerras, matrimonios, ascensiones al trono de reyes y reinas están vinculados a fechas en el calendario y se correlacionan con días específicos en el calendario cristiano. El fin de esta tradición, en algún momento entre 800 y 1,000 AD, marca el colapso generalizado de los sistemas políticos Mayas clásicos. Cómo una sociedad tan robusta podría desaparecer aún intriga a investigadores.
Doug Kennett y colegas analizaron estalagmitas de la cueva Yok Balum en Belice. Los investigadores midieron la composición de los isótopos de oxígeno en las estalagmitas para crear un registro de lluvia para los Mayas. Estos isótopos viajan con la lluvia en los depósitos de la cueva y están incorporados en el crecimiento de estalagmitas , reflejando la cantidad de precipitación en el suelo por encima. El registro pluvial grabado en las estalagmitas de Yok Balum ofrece evidencia de que periodos de elevada de precipitación desencadenaron la expansión de la población Maya y prosperidad en general durante el periodo de 440-660 AD. Este periodo fue seguido por una serie de sequías que desencadenaron un declive en la productividad agrícola y contribuyó a una fragmentación social y colapso político. La sequía más severa en el registro (1020 y 1100) ocurre tras el colapso generalizado de los centros del estado Maya. Kennett y colegas argumentan que la sequía del clima a largo plazo contribuyó regularmente a estreses ambientales y sociales paralizando la expansión de la población y resultó en la última fragmentación de sistemas políticos Mayas. Los investigadores planean usar los datos de este estudio para modelar las dinámicas complejas involucradas en cambio climático, cambio del entorno y cambio social.

Artículo #13: "Development and Disintegration of Maya Political Systems in Response to Climate Change," por D.J. Kennett; B.J. Culleton; C. Ebert; C. Jazwa de Pennsylvania State University en University Park, PA. Para obtener una lista complete de autores, favor de ver el manuscrito.


Corales Indican a Gobios, "¡Vengan a Limpiarme!": Corales y peces gobios dependen uno del otro para alimento y protección, en la manera en que algunas plantas e insectos lo hacen en la tierra, reportan investigadores. El sobrecrecimiento de alga es un mayor problema para los arrecifes de coral y todos los principales estreses sobre los arrecifes de coral, desde sobrepesca hasta el cambio climático, alientan este crecimiento, según Danielle Dixson y Mark Hay. El alga parece llevar a cabo el daño cuando está en cercana proximidad a los corales, por lo que Dixson y Hay razonaron que los peces herbívoros que viven en los arrecifes podrían proteger a los corales al comerse el alga que está creciendo en ellos. Trabajando en los arrecifes de Fiji, ellos analizaron comunidades de corales Acropora, los cuales generan mucha de la complejidad estructural del arrecife, y sus interacciones con una variedad de peces que habitan los corales, incluyendo a los gobios. Minutos después de entrar en contacto con el alga o incluso solo extracto químico del alga, los corales liberaron un olor que reclutó a los gobios para recortar el alga y reducir dramáticamente el daño al coral que habría ocurrido de otro modo. Los gobios, a su vez, se volvieron menos apetecibles a sus depredadores tras comer el alga. La relación mutualista podría ser un paralelo marino al compartido por hormigas y árboles Acacia, sugieren los autores.

Artículo #16: "Corals Chemically Cue Mutualistic Fishes to Remove Competing Seaweeds," por D.L. Dixson; M.E. Hay de Georgia Institute of Technology en Atlanta, GA.


Combustible de Hidrógeno de Nanopartículas: Una nueva técnica usa nanopartículas para producir combustible de hidrógeno mediante el uso de luz solar para dividir el agua vía fotosíntesis artificial. La mayoría de los sistemas de fotosíntesis artificial utilizan una molécula que absorbe luz para dividir las moléculas de agua fotoquímicamente en hidrógeno y oxígeno. La reacción es parte de un proceso necesario para convertir luz en energía. Sin embargo, esta propuesta tiende a ser ineficiente y de corta duración (la molécula que absorbe la luz comienza a descomponerse después de unas cuantas horas). Aquí Zhiji Han y colegas reportan una nueva técnica que combina nanopartículas absorbedoras de luz con catalizadores moleculares para producir hidrógeno solar durante semanas cada vez. Los resultados podrían ofrecer una solución al problema de catalizadores inestables en la generación de combustible de hidrógeno de quema limpia.

Artículo #23: "Robust Photogeneration of H2 in Water Using Semiconductor Nanocrystals and a Nickel Catalyst," por Z. Han; F. Qiu; R. Eisenberg; P.L. Holland; T.D. Krauss de University of Rochester en Rochester, NY.


Cómo los Peces Cebra Generan Nuevas Neuronas: Investigadores han identificado los mecanismos que permiten a los peces cebra regenerar sus cerebros tras lesión traumática. A diferencia de los mamíferos, la inflamación que resulta de lesión cerebral en estos pequeños pececillos de agua dulce está acompañada por la producción de nuevas neuronas. Ahora, Nikos Kyristis y colegas muestran que, en respuesta a la lesión, la inflamación del cerebro del pez cebra activa moléculas de señalización especializada y células glial que promueven el crecimiento de neuronas reemplazo. Utilizando fármacos, los investigadores desencadenaron inflamación en el cerebro de peces cebra sin lesión y descubrieron que células específicas, conocidas como células glial radiales, fueron aún así persuadidas para crear nuevas células. Sin embargo, los peces cebra con sus señales inflamatorias suprimidas fueron incapaces de generar nuevas neuronas o células de aleta, dicen ellos. Kyritsis y los otros investigadores descubrieron que la expresión de una proteína conocida como Receptor de Cisteinil Leucotrieno 1, o Cystlr1, fue crítica para el proceso de regeneración de los peces cebra. Cuando inyectaron un ligando de esta proteína, llamado LTC4, en los cerebros de peces cebra, los investigadores observaron la creación de nuevas neuronas sin ninguna inflamación. Entonces, a la luz de sus resultados, ellos sugieren que la inflamación debe ser acompañado de una cascada de señalización de LTC4 en células glial radiales que permiten a los peces cebra regenerar neuronas dañadas. Ellos sugieren que sus hallazgos podrían eventualmente descubrir aplicaciones terapéuticas en tratar lesiones cerebrales traumáticas y trastornos neurodegenerativos.

Artículo #21: "Acute Inflammation Initiates the Regenerative Response in the Adult Zebrafish Brain," por N. Kyritsis; C. Kizil; S. Zocher; V. Kroehne; J. Kaslin; D. Freudenreich; A. Iltzsche; M. Brand de Technische Universität Dresden en Dresden, Alemania; J. Kaslin de Monash University en Clayton, VIC, Australia.

###



[ Back to EurekAlert! ] [ | E-mail Share Share ]

 


AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert! system.