[ Back to EurekAlert! ] Public release date: 29-Nov-2012
[ | E-mail Share Share ]

Contact: Natasha Pinol
npinol@aaas.org
202-326-7088
American Association for the Advancement of Science

Lo más destacado del ejemplar de Science del 30 de noviembre

Mantos de Hielo Polar Perdiendo Masa, Muestran Varios Métodos: Todas las regiones principales de los mantos de hielo polares excepto uno han estado perdiendo masa desde 1992, sugiere un estudio que reúne varios métodos de medición independientes. Estimaciones de cambio en los mantos de hielo de Groenlandia y Antárctica han diferido en gran medida, haciendo difícil el proyectar cambio futuro en el nivel del mar. Algunos estudios han incluso discrepado sobre si los mantos de hielo están experimentando una pérdida o ganancia de masa general, también conocida como "balance de masa". Esta variación se debe en parte a que varias inspecciones satelitales cubren periodos de tiempo relativamente cortos, y porque varios métodos satelitales tienen diferentes fortalezas y debilidades.
Andrew Shepherd y colegas ahora han combinado conjuntos de datos producidos por tres métodos independientes con base satelital, altimetría satelital, interferometría y gravimetría, para construir un balance de masa satelital de los mantos de hielo más robusta para el periodo entre 1992 y 2011. Tras reprocesar los conjuntos de datos a fin de asegurar que estaban comparando "manzanas con manzanas" – es decir, regiones geográficas comunes, intervalos de tiempo y modelos de comportamiento de mantos de hielo—los investigadores descubrieron que los diferentes métodos concordaron bien y que el combinar los conjuntos de datos añadió certidumbre a sus estimaciones. Ellos calcularon las tasas de pérdida de hielo de los mantos de hielo de Groenlandia, Antárctica Oriental, Antárctica Occidental y la Península Antárctica, y reportan esas cifras en gigatoneladas por año. Antártica Oriental es la única región en la que el balance de masa está aumentando, aunque este aumento no es suficiente para compensar mayores pérdidas en el resto de Antárctica. Teniendo todo en cuenta, la pérdida de masa de los mantos de hielo polares ha contribuido 11.1 +/- 3.8 milímetros al nivel del mar global desde 1992, reportan los autores. Esto es aproximadamente 20 por ciento del aumento del nivel del mar global total durante ese periodo. En un artículo Review por separado, Ian Joughin y colegas discuten cómo los mantos de hielo se derriten y desintegran conforme las corrientes oceánicas más cálidas erosionan sus márgenes y disminuyen su estabilidad. Está claro que estas interacciones están impulsando mucho del reciente aumento en la pérdida de masa de los mantos de hielo tanto de Groenlandia como Antártica, dicen los autores, pero los detalles de estos procesos aún no son bien comprendidos.

Artículo #11: "A Reconciled Estimate of Ice-Sheet Mass Balance," por A. Shepherd; H. Briggs; M. McMillan; A.V. Sundal de The University of Leeds en Leeds, Reino Unido. Para obtener una lista complete de autores, favor de ver el manuscrito.

Artículo #9: "Ice-Sheet Response to Oceanic Forcing," por I. Joughin de University of Washington en Seattle, WA; R.B. Alley de Pennsylvania State University en University Park, PA; D.M. Holland de New York University en Nueva York, NY.


Nuevo Modelo del Cerebro Percibe, Actúa: Conoce a Spaun, un modelo computarizado del cerebro humano compuesto de 2,500,000 'neuronas' simuladas que están organizadas para asemejar diferentes regiones cerebrales funcionando. Spaun, las siglas en inglés de la Red Unificada de Arquitectura Semántica de Punta, es lejos de ser humano. Pero, el modelo puede simular un número de comportamientos complejos y ayuda a los investigadores a cerrar la brecha entre comportamientos complejos observados en animales y las igualmente complicadas actividades que se dan en sus cerebros. Chris Eliasmith y colegas explican que Spaun es capaz de reconocer números, recordar listas de ellos y escribirlos usando un brazo mecánico. Estas tareas simples, las cuales parecen no requerir esfuerzo para los humanos, capturan sin embargo aspectos vitales de percepción, cognición y comportamiento, según los investigadores. Pero, en comparación con la complejidad de las redes neuronales biológicas, el modelo permanece relativamente simple y programado fijamente, incapaz de aprender nuevas tareas. Un artículo Perspective por parte de Christian Machens explica los hallazgos con mayor detalle y explica por qué la programación de Spaun pasa algunos aspectos básicos de una prueba de IQ.

Artículo #15: "A Large-Scale Model of the Functioning Brain," por C. Eliasmith; T.C. Stewart; X. Choo; T. Bekolay; T. DeWolf; C. Tang; D. Rasmussen de University of Waterloo en Waterloo, ON, Canadá.

Artículo #6: "Building the Human Brain," por C.K. Machens de Champalimaud Centre for the Unknown en Lisboa, Portugal.


El Gran Cañón Podría Tener 70 Millones de Años de Edad: Un antiguo río probablemente esculpió el Gran Cañón hace aproximadamente 60 millones de años antes que lo que se creía generalmente, sugiere un nuevo estudio. El momento exacto de los orígenes del Gran Cañón ha sido una cuestión de debate, pero la mayoría de los modelos propone que la mayor parte del cañón se formó hace de cinco a seis millones de años. Rebecca Flowers y Kenneth Farley ahora han utilizado una nueva técnica llamada 4HE/3He termocronometría para analizar granos minerales de apatita en el este y oeste del Gran Cañón. La técnica depende del hecho de que varios kilómetros debajo de la superficie de la Tierra, las rocas calientes de la corteza pierden su suministro del isótopo radioactivo 4He debido a la difusión. Mientras tanto, el deterioro radioactivo de otros elementos reabastece el suministro aproximadamente al mismo ritmo. Sin embargo, cuando estas rocas están más cerca de la superficie terrestre y se enfrían, el 4He se acumula en vez de filtrarse. La cantidad de 4He en relación a su primo estable 3He refleja así el tiempo transcurrido desde su enfriamiento. Flowers and Farley primero validaron su propuesta a lo largo del más joven Gran Cañón oriental, en donde las muestras de diversos sitios produjeron una historia de enfriamiento consistente con cierta investigación previa. Luego, los investigadores aplicaron su modelo a datos del cañón occidental. Los resultados sugieren que el cañón occidental experimentó un evento de enfriamiento antiguo, cuando la erosión esculpió el cañón casi hasta sus profundidades modernas hace unos 70 millones de años.

Artículo #27: "Apatite 4He/3,He and (U-Th)/He Evidence for an Ancient Grand Canyon," por R.M. Flowers de University of Colorado at Boulder en Boulder, CO; K.A. Farley de California Institute of Technology en Pasadena, CA.


Juzgar Emociones Depende Más del Cuerpo, Menos de la Cara: La gente piensa que puede leer correctamente emoción intensa en las caras, cuando en realidad ellos están de hecho notando pistas contextuales del cuerpo, muestra un nuevo estudio. Los hallazgos arrojaron luz sobre cómo la comunicación social se desarrolla durante situaciones intensas y potencialmente peligrosas. Hillel Aviezer y colegas diseñaron una serie de experimentos para poner a prueba la habilidad de los participantes para evaluar la emoción en la vida real. El primer experimento mostró que cuando la gente sólo vio las caras de los jugadores de tenis que acababan de ganar o perder un punto importante, ellos no pudieron separar a los ganadores de los perdedores. (Los autores utilizaron más de cien fotografías obtenidas en Internet). Sin embargo, los participantes adivinaron correctamente la emoción si vieron la cara y el cuerpo de los jugadores de tenis. Los autores duplicaron estos hallazgos con más fotografías de gente experimentando emociones en una amplia gama de situaciones. Para confirmar que las percepciones de los participantes en relación a las caras de hecho cambian dependiendo del cuerpo, los autores cambiaron – a través de fotoshop- las caras de los jugadores con tiros ganadores sobre los cuerpos de los jugadores que habían tenido tiros perdedores, y viceversa. Sin embargo, en vez de calificar las caras, se pidió a los participantes que posaran e imitaran las expresiones faciales que vieron en las fotos. Estas poses fueron influenciadas por los cuerpos de los jugadores, no por sus caras. Los resultados muestran que los humanos parecen medir la emoción intensa basándose mucho en la información comunicada por el cuerpo.

Artículo #19: "Body Cues, Not Facial Expressions, Discriminate Between Intense Positive and Negative Emotions," por H. Aviezer; A. Todorov de Princeton University en Princeton, NJ; Y. Trope de New York University en Nueva York, NY; A. Todorov de Radboud University en Nijmegen, Holanda; H. Aviezer de Hebrew University of Jerusalem en Jerusalén, Israel.

###



[ Back to EurekAlert! ] [ | E-mail Share Share ]

 


AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert! system.