[ Back to EurekAlert! ] Public release date: 21-Dec-2012
[ | E-mail Share Share ]

Contact: Aitziber Lasa
a.lasa@elhuyar.com
34-943-363-040
Elhuyar Fundazioa

Nuevos marcadores podrían mejorar el tratamiento y la supervivencia de la leucemia linfoblástica aguda

Este comunicado está disponible en inglés.

La investigadora de la UPV/EHU Elixabet López presenta en su tesis doctoral varios marcadores genéticos para clasificar grupos de riesgo y predecir la toxicidad del tratamiento.

La leucemia linfoblástica aguda, el cáncer pediátrico más común, ha sido el tema de estudio de la tesis doctoral de Elixabet López. En el trabajo titulado New genetic markers for treatment personalization in pediatric Acute Lymphoblastic Leucemia, la bióloga de la UPV/EHU presenta nuevos marcadores genéticos que podrían mejorar la clasificación de grupos de riesgo, y predecir la toxicidad del tratamiento en el paciente. De esta forma, se lograría una mejor personalización del tratamiento.

En las últimas décadas, se ha aumentado la supervivencia del 10% al 80%. Esta mejoría se ha conseguido con terapias combinadas y separando a los pacientes en grupos de riesgo. Por ejemplo, en los grupos en los que se espera una peor respuesta se utiliza un tratamiento más fuerte. De este modo, se aumenta la probabilidad de supervivencia en los grupos de mal pronóstico, mientras que se reduce la toxicidad de la quimioterapia en los pacientes con mejor pronóstico.

Sin embargo, la clasificación de los grupos de riesgo, que hoy en día se hace mediante marcadores clínicos, como el número de linfocitos o la edad del paciente, y algunos marcadores genéticos, no es totalmente exacta. Por ejemplo, algunos de los pacientes considerados, en un principio, como de menor riesgo no responden bien al tratamiento y se les cambia a una terapia de mayor riesgo en medio del tratamiento. En estos casos, "se podría mejorar la supervivencia, al tratarlo con más intensidad desde el principio", señala López.

Por otro lado, los niños con leucemia linfoblástica aguda reciben dosis de quimioterapia muy fuertes, y con frecuencia se producen problemas de toxicidad, que pueden llegar a ser muy graves. Además, "como son niños, y la toxicidad puede dejarles secuelas para el resto de su vida, es bastante importante tratar de evitarlo", comenta López. Hoy en día no hay ningún marcador de toxicidad que se use de forma estandarizada.

Busqueda de nuevos marcadores

Para hallar nuevos marcadores de riesgo rastrearon todo el genoma de las células tumorales en busca de deleciones y duplicaciones. Y escogieron aquellas que eran recurrentes y que eran exclusivas de un grupo de riesgo, y las que aparecían en los pacientes que fueron cambiados de grupo. "Hemos encontrado un marcador de riesgo bajo, que sólo aparece en los pacientes de riesgo bajo y otro que aparece sólo en los de riesgo alto, que podrían ser complementarios a los que ya se utilizan. Y otros 5 marcadores que aparecen en pacientes que cambiaron de bajo riesgo a alto riesgo, y en los de alto riesgo. Esto quiere decir que realmente esos pacientes eran de alto riesgo, y que se deberían haber incluido en ese grupo", explica la autora.

Por otro lado, los marcadores de toxicidad se buscaron en células normales, para detectar variaciones que son del propio individuo y no del tumor. Este estudio se ha centrado en el metotrexato, uno de los fármacos más importantes que pueden producir toxicidad. Y se han encontrado varios posibles marcadores, como algunas variantes del gen del transporte del metotrexato, y otras variantes relacionadas con los microRNAs (pequeñas moléculas de ácido ribonucleico que no dan lugar a proteínas pero que tienen un importante papel regulador) que regulan esos genes.

El siguiente objetivo de López es investigar como afectan las variaciones genéticas encontradas a la expresión del gen y ver exactamente por qué esas variaciones están regulando la toxicidad o la respuesta al tratamiento. Además, para validar los marcadores, están intentando poner en marcha unos ensayos clínicos. "Nosotros hemos encontrado estas asociaciones en nuestra población, pero para ver si realmente son buenos marcadores, haría falta hacer un ensayo clínico, y ver si, realmente, utilizando estos marcadores se mejora la supervivencia y la toxicidad", indica López.

###

Sobre la autora

Elixabet López López (Barakaldo, 1984) es licenciada y doctora en Biología por la UPV/EHU, con mención de "Doctor Internacional". Ha realizado su tesis bajo la dirección de África García-Orad, profesor titular del Departamento de Genética, Antropología Física y Fisiología Animal de la UPV/EHU, y Aurora Navajas, oncóloga infantil y profesora de la Unidad docente del Hospital de Cruces. La tesis ha sido llevada a cabo en el Laboratorio Interdepartamental de Medicina Molecular de La Facultad de Medicina (UPV/EHU), en colaboración con el Hospital de Cruces, Hospital donosita, Hospital La Paz (Madrid), Hospital Vall d'Hebrón (Barcelona), IMIM-Hospital del Mar (Barcelona), y Erasmus MC-Universidad Erasmus (Holanda). En la actualidad, López continua como investigadora del mismo grupo, gracias a una ayuda para doctores recientes de la UPV/EHU.



[ Back to EurekAlert! ] [ | E-mail Share Share ]

 


AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert! system.