[ Back to EurekAlert! ] PUBLIC RELEASE DATE: 16 de septiembre de 2004
CONTACTO: Jessica Lawrence-Hurt
jlawrenc@aaas.org
1-202-326-7088
American Association for the Advancement of Science

Nuevo lenguaje por signos sugiere que los niños crean los fundamentos del lenguaje mediante el aprendizaje

No divulgar hasta que se indique 2:00 p.m., hora oficial del Este de los EE.UU. jueves 16 de septiembre de 2004



Deaf children at school in Managua, Nicaragua, speaking a new language entirely their own.

Reporters registered for the Science press package: a high-resolution version of this image and others are available here

En una escuela en Managua, Nicaragua, niños sordos se comunican en un lenguaje completamente propio que ha evolucionado a un ritmo excepcionalmente rápido durante los últimos 25 años. No obstante, este lenguaje por signos tiene similitudes notables con otras lenguas del mundo. Los investigadores que estudian estas similitudes sugieren en la revista Science que, de hecho, los niños otorgan al lenguaje sus características más fundamentales y universales exclusivamente por la manera en que lo aprenden.

A pesar de lo diferente que diversos idiomas pueden parecer a las personas que no los conocen, todos los idiomas comparten algunas características fundamentales que han sido objeto de debate por décadas.

Si bien algunas personas indican que estas características están incorporadas al cerebro humano, otros han argumentado que éstas se desarrollan gradualmente con el paso de las generaciones a través de experimentación y mejoras.

El nuevo estudio sugiere que la fuente de estas semejanzas es la manera en que se aprenden los idiomas.

Ann Senghas del Barnard College de Columbia University y sus colegas proponen que aun en el caso que los niños no nazcan con un "modelo" mental de lenguaje (como indica Noam Chomsky, por ejemplo), sus cerebros usan un método específico para aprender que puede convertir un sistema de comunicación simple en un verdadero lenguaje en un período de tiempo sorprendentemente corto.

Los investigadores compararon las maneras en que los niños y adultos sordos usaban el Lenguaje por Signos de Nicaragua (NSL) para contar una historia. Los usuarios de signos habían aprendido el lenguaje en diferentes etapas de su breve historia.

Si bien los usuarios de signos de mayor edad describieron las acciones usando gestos similares a la pantomima, las generaciones de menor edad modelaban los gestos en palabras básicas más simples siguiendo las reglas fundamentales de todos los lenguajes.

Estos hallazgos sugieren que a medida que grupos subsiguientes de niños aprendían el lenguaje NSL, por iniciativa propia convertían un lenguaje con gran contenido de gestos en un lenguaje verdadero. "Estamos viendo evolución en acción, pero lo que está evolucionando en este caso no es un organismo sino un sistema de lenguaje" dijo Senghas.

"Los lenguajes esencialmente se 'reproducen' cuando pasan de una mente a otra, es decir cuando son aprendidos por un nuevo niño. Eso significa que el momento de aprendizaje es potencialmente un momento muy influyente, una oportunidad para formar y reestructurar", afirmó.

Pero, ¿es suficientemente influyente para crear un lenguaje nuevo completo a partir de materia prima, tales como gestos? Según Senghas y sus colegas, el caso Nicaragüense demuestra que sí lo es.

El estudio aparece en el ejemplar del 17 de septiembre de 2004 de la revista Science, publicada por AAAS, la sociedad científica sin fines de lucro. Los coautores de Senghas son Sotaro Kita de University of Bristol en Bristol, Inglaterra y Asli Özyürek de Nijmegen University y Max Planck Institute for Psycholinguistics en Nijmegen, Holanda y Koç University en Estanbul, Turquía.

Antes de la década de 1970, la mayoría de personas sordas en Nicaragua permanecían en casa y tenían poco contacto entre ellos, según Senghas. El gobierno amplió las oportunidades de educación especial con una nueva escuela primaria en 1977 y una escuela vocacional en 1981.

Aproximadamente 50 estudiantes sordos se inscribieron el primer año, y el número aumentó a más de 200 en 1981. Nadie enseñó a los niños el lenguaje por signos, pero tan pronto como se encontraron juntos comenzaron a desarrollar un sistema de gestos para comunicarse entre sí, tanto dentro como fuera de la escuela. Actualmente hay aproximadamente 800 personas sordas usuarias de signos del lenguaje NSL, quienes tienen entre 4 y 45 años.

Cada nueva generación de niños que ingresa a la comunidad desarrolla más el lenguaje NSL, lo cual lo hace más complejo y versátil y permite hacer los signos con mayor velocidad y fluidez.

"Es una comunidad inusual, casi al revés, en el sentido de que son los niños quienes marcan la pauta. Los niños son quienes usan el lenguaje con mayor fluidez, no los adultos", dijo Senghas.

Los investigadores estudiaron una característica central a todos los idiomas desarrollados llamada "separación", lo cual significa que la información está empaquetada en elementos separados que pueden unirse de acuerdo con diversas reglas. Por ejemplo, independientemente del idioma, éste consta de palabras, las cuales se combinan para formar oraciones.

Las expresiones de movimiento son especialmente útiles para estudiar la "separación" en los lenguajes hablados y por signos. En los idiomas desarrollados, segmentamos la idea de un movimiento continuo en palabras separadas. Por ejemplo, en la expresión "rodar hacia abajo por la colina", la palabra ("rodar") expresa el tipo de movimiento, y otras (hacia abajo) expresan la dirección.

Por el contrario, un gesto típico que describe "rodar hacia abajo por la colina" sería un solo movimiento continuo de la mano, tal como un movimiento circular a lo largo de un sendero en dirección hacia abajo.

Senghas y sus colegas estudiaron a personas sordas de cada uno de los tres grupos de edad que usaron el lenguaje NSL, y personas con audición. Éstos mostraron a cada participante un dibujo en el cual un gato se traga una bola de boliche y luego se tambalea hacia abajo por un camino empinado. Luego pidieron a los participantes que cuenten la historia en su lenguaje.

Los signos del grupo de mayor edad se parecían más a los gestos producidos por el grupo de personas con audición a medida que hablaban, combinando el tipo de movimiento y la dirección con el movimiento de una sola mano.

Sin embargo, los dos grupos más jóvenes, separaron el tipo de movimiento y dirección en diferentes signos, tal como se hace en el lenguaje hablado.

"Por lo tanto, lo que hacen ellos es muy similar a un idioma regular y no tiene apariencia gesticulante, a pesar de que utilizan gestos en su lenguaje. Y esto me indica que hay algo realmente básico en ese impulso", dijo Senghas.

Aun cuando esto no se les había enseñado, los niños automáticamente buscaron reglas del lenguaje, tal como la separación, para comunicarse, según Senghas.

"Todas las cosas alrededor de los niños les indican que la manera y la dirección son un conjunto - ambas suceden simultáneamente en el evento, y suceden simultáneamente en los gestos que hacen las personas hablantes. Pero los niños van contra todo lo que ven y a favor de algo que requiere más esfuerzo - ellos separan la manera y la dirección en elementos independientes. Y, casualmente, es esto lo que vemos en idioma tras idioma", dijo Senghas.

Por lo tanto, es posible que los padres no necesiten preocuparse demasiado de enseñar a los niños a hablar antes de cierta edad o usar herramientas especiales tales como tarjetas o ejercicios de vocabulario, dijo. Todo lo que necesitan es la interacción social natural.

"Los niños tienen su radar en funcionamiento desde el comienzo; ellos buscan información asociada al lenguaje en el mundo. Y están listos para procesar esa información de una manera específica. Usted no necesita enseñar el lenguaje a los niños de igual modo que no necesita enseñarles a caminar", dijo Senghas.

###

El estudio fue financiado por el Max Planck Institute for Psycholinguistics, la Netherlands Organization for Scientific Research, el National Institutes of Health y la Turkish Academy of Sciences.

Un artículo relacionado, en la sección "Perspective" por Michael Siegal de University of Sheffield en Sheffield, Reino Unido, comenta estos resultados.

La American Association for the Advancement of Science (AAAS) es la sociedad científica general más grande del mundo, y editora de la revista Science (www.sciencemag.org). AAAS se fundó en 1848, y presta servicios a aproximadamente 265 sociedades y academias de ciencia afiliadas, las cuales prestan servicios a 10 millones de personas. La revista Science tiene una circulación pagada que es mayor a la de cualquier revista científica general con revisión de comité de colegas en el mundo, con una lectoría total estimada de un millón. La organización AAAS sin fines de lucro (www.aaas.org) está abierta para todos y cumple con su misión de "fomentar la ciencia y servir a la sociedad" a través de iniciativas en las políticas de las ciencias; programas internacionales; educación científica; etc. Para obtener información sobre las más recientes noticias de investigación, vaya a EurekAlert!, www.eurekalert.org, el sitio web más importante de noticias sobre ciencia, un servicio de la AAAS.


[ Back to EurekAlert! ]