Skip to main content
PUBLIC RELEASE DATE: 26-Septiembre-2005

La cerámica medieval en el País Vasco (siglos VIII-XIII)

Este lanzamiento de prensa est disponible en ingls.

En este trabajo se desarrolla, quizs de un modo no totalmente equitativo, esa aparente vocacin bifronte que contiene la cermica y que, an a riesgo de caer en una simplificacin, es necesario recalcar aunque parezca una obviedad. Una como herramienta taxonmica (indicador cronolgico) y otra como herramienta hermenutica (documento histrico). No obstante, para llegar a convertir las cermicas en un elemento de conocimiento histrico resulta necesario haberlas transformado previamente en indicadores cronolgicos fiables. Solamente despus de este esfuerzo estaremos en disposicin -junto con otras evidencias materiales- de obtener informacin sobre las sociedades del pasado.

De este modo, en primer lugar se analizan cuatro aspectos que consideramos de mxima importancia en la investigacin ceramolgica: el contexto arqueolgico, los criterios de cuantificacin que deben guiar los correspondientes anlisis estadsticos, el anlisis arqueomtrico y el anlisis cronolgico. El propsito es obtener cronologas fiables de los contextos partiendo del anlisis estratigrfico, estableciendo secuencias relativas a las que atribuir una cronologa absoluta, ya sea a travs de las monedas, los anlisis radiocarbnicos o los datos histricos. De esta forma, estaremos en condiciones de elaborar una precisa sistematizacin, acercndonos al propsito de hacer de la cermica medieval un indicador cronolgico que invierta el camino en un feedback y permita fechar los contextos a partir de la cermica. Se trata, en definitiva, de datar la cermica para datar por medio de la cermica.

Con este objetivo, se ha elaborado un modelo de sistematizacin basado en el anlisis de diferentes yacimientos ubicados en lava y Bizkaia, con estratigrafas seguras entre los siglos VIII al XIII y que desde un punto de vista ceramolgico resultaban relevantes. De tal forma, confeccionamos un sistema en el que ordenamos y caracterizamos las diferentes producciones cermicas recuperadas en los contextos estudiados, distinguiendo niveles sucesivos de anlisis, en una praxis que permitiese tomar en consideracin los criterios tecnolgicos, funcionales y morfolgicos.

Concluida la sistematizacin del corpus cermico y cuantificada la cermica, clasificamos todo el material desde un punto de vista diacrnico, de manera que permita vislumbrar no slo la seriacin cronolgica de las producciones, sino tambin su grado de presencia a lo largo de los siglos y su mbito de aplicacin. Para ello nos basamos en las referencias cronolgicas propias de cada contexto estratigrfico, aunque sin menospreciar los referentes obtenidos desde el anlisis comparativo realizado con otras colecciones cermicas del entorno. Se trata, en definitiva, de identificar los diferentes grupos de referencia, o lo que es lo mismo, las diferentes producciones cermicas elaboradas en un determinado periodo y mbito geogrfico.

Tras definir la seriacin cronolgica de las producciones deberemos concretar a qu modelos productivos se asocian, en definitiva, cmo se organiza y difunde la produccin. Los modelos productivos suelen encontrarse, por lo general, ntimamente ligados a sistemas de distribucin diferentes, en nuestro caso de escala local, regional o supraregional, para cuya determinacin ha resultado fundamentales los anlisis arqueomtricos de laboratorio (petrogrficos, mineralgicos mediante difraccin de rayos X y anlisis qumicos). Adems, hemos intentado precisar la ubicacin de los centros de produccin partiendo de los mencionados anlisis arqueomtricos, de las evidencias arqueolgicas halladas en algunos yacimientos y de las fuentes escritas que nos informan sobre su existencia.

En cualquier caso, este ltimo captulo debe tomarse como un punto de partida en la concepcin de la cermica como herramienta de conocimiento histrico, capaz de ofrecer informacin relativa a los grupos humanos que las producen y las consumen, haciendo en sntesis una historia social de la cermica.

###