[ Back to EurekAlert! ] PUBLIC RELEASE DATE: 6 de abril de 2004

Contacto: Dr. María Luisa Clark
clarkmar@paho.org
202-974-3083
Revista Panamericana de Salud Pública

La explotación del petróleo en la cuenca amazónica del Ecuador produce una 'emergencia sanitaria'

La búsqueda de petróleo y su extracción del suelo en la región amazónica en el noroeste del Ecuador han llevado a un aumento de los ingresos nacionales durante los dos últimos decenios. Lamentablemente, también han redundado en una "emergencia sanitaria" debido a los efectos nocivos sobre el ambiente local y la salud de los habitantes de las zonas productoras de petróleo, tal como se explica en un artículo publicado en inglés en el número más reciente (marzo de 2004) de la "Revista Panamericana de Salud Pública/Pan American Journal of Public Health", publicación mensual arbitrada por expertos. El artículo sintetiza y repasa las investigaciones que se han llevado a cabo en torno a las consecuencias para el ambiente y la salud humana de la explotación del petróleo en el Ecuador.

Desde los años setenta más de dos mil millones de barriles de petróleo sin refinar han sido extraídos del suelo en la Amazonía ecuatoriana. El petróleo ha sido el "combustible" de la economía del Ecuador, habiendo contribuido a que el ingreso per cápita aumentara de US$ 290 en 1972 a US$ 1200 en 2000. Hoy en día el petróleo representa alrededor de 40% de los ingresos por exportación que recibe el país y también del presupuesto del gobierno nacional.

Si bien es cierto que la industria petrolera ha impulsado la economía del Ecuador, también ha acarreado graves consecuencias para el medio ambiente. Tan solo en el período comprendido desde 1972 hasta 1993, por citar un ejemplo, más de 30 mil millones de galones (114 mil millones de litros) de desechos tóxicos y petróleo sin refinar fueron descargados hacia las tierras y vías fluviales de la Amazonía ecuatoriana. Esta cifra supera, con mucho, los 10,8 millones de galones (40,9 millones de litros) que se derramaron en el accidente del tanque "Exxon Valdez" en Alaska, uno de los peores derrames marítimos de petróleo que jamás se hayan producido.

Según análisis efectuados en el Ecuador en 1999 de los ríos usados por las comunidades cercanas a los campos petroleros, las aguas tienen concentraciones elevadas de hidrocarburos de petróleo totales. En algunos riachuelos las concentraciones de hidrocarburos eran más de 100 veces mayores que el límite permitido por los reglamentos de la Comunidad Europea.

Los estudios epidemiológicos han demostrado que la contaminación producida por la industria petrolera ecuatoriana ha afectado adversamente a la salud de los habitantes de la región amazónica del país. En un estudio se encontró que las mujeres que vivían en comunidades cercanas a las zonas de explotación del petróleo tenían una mayor frecuencia de síntomas tales como cansancio, dolor de garganta, dolor de cabeza, ojos irritados, dolor de oído, diarrea y gastritis. En otro estudio se halló que el riesgo de aborto espontáneo era 2,5 veces más alto en mujeres que vivían en las inmediaciones de las zonas petrolíferas.

Una investigación efectuada en 1998 reveló tasas de cáncer más altas, en grado estadísticamente significativo, en hombres que vivían en una aldea situada en una zona petrolífera. En otro estudio realizado en 2000 se examinaron las diferencias en las tasas de incidencia de cáncer durante el período de 1985 a 1998 en la Amazonía ecuatoriana, y se encontró que la incidencia de todo tipo de cáncer, tanto en hombres como en mujeres, era significativamente mayor en zonas donde se había estado explotando petróleo por 20 años o más. En los hombres se encontraron tasas elevadas, en grado significativo, de cáncer de estómago, recto, tejidos blandos y riñones, así como de melanoma cutáneo; en las mujeres se hallaron tasas elevadas de cáncer de cuello uterino y de ganglios linfáticos. También se observó un aumento de la frecuencia de leucemias en niños.

Los habitantes de la Amazonía ecuatoriana han exigido que las compañías petroleras eliminen la contaminación ambiental que han creado y que les dé compensación por los daños ocasionados por la contaminación relacionada con el petróleo. No obstante, las medidas adoptadas hasta el momento por las compañías petroleras y las diversas administraciones del gobierno nacional ecuatoriano han sido tildadas de "parches". Se trata de medidas tales como cubrir algunas fosas de desechos, edificar escuelas y construir caminos, ninguna de las cuales ataca el problema desde la raíz.

Los autores del artículo proponen diversas medidas que, en conjunto, permitirán hacerles frente a los daños ambientales y sanitarios ocasionados por la explotación del petróleo. Recomiendan que el gobierno del Ecuador evalúe la situación ambiental de la región amazónica y que elabore y supervise la ejecución de un plan encaminado a reparar los estragos que ya se han producido y a frenar la destrucción. Se pide, además, que el gobierno reconozca la necesidad de hacer evaluaciones del impacto sobre la salud como parte integral del desarrollo y la evaluación de políticas, y que proceda a crear mecanismos eficaces para reforzar las leyes que protegen el medio ambiente y la salud de los ciudadanos del Ecuador. Por su parte, las compañías petroleras deberán modificar sus prácticas a fin de reducir a un mínimo los efectos sobre el medio ambiente de la Amazonía ecuatoriana y de consolidar alianzas con las comunidades locales de tal manera que sus ciudadanos puedan beneficiarse del desarrollo.

"La explotación del petróleo en la cuenca amazónica del Ecuador," según afirman los autores, "ha ocasionado una emergencia sanitaria debido a su impacto nocivo sobre el medio ambiente y la salud. Hasta el momento, el gobierno del Ecuador no ha diseñado una estrategia adecuada para evitar que se sigan produciendo más daños de carácter sanitario y ambiental. La industria petrolera argumenta que desempeña un papel en el desarrollo del país, pero ese desarrollo no debe lograrse a cambio de la contaminación y la mala salud."

El artículo publicado en la "Revista/Journal" tiene por autores a Miguel San Sebastián y Anna-Karin Hurtig. Estos dos investigadores dedicados a la salud pública están afiliados con la Escuela Internacional de Salud Pública de la Universidad de Umeå, Suecia, y con el Instituto de Epidemiología y Salud Comunitaria "Manuel Amunárriz", en la ciudad de Coca, provincia de Orellana, Ecuador. Junto con otros investigadores, San Sebastián y Hurtig han llevado a cabo diversos estudios sobre las consecuencias para la salud de la explotación del petróleo en la Amazonía ecuatoriana. Los resultados de esos estudios se han publicado en la "Revista/Journal" y en varias otras revistas científicas con arbitraje por pares. En octubre de 2003 San Sebastián sirvió de testigo en una corte ecuatoriana a favor de los demandantes de un litigio en contra de Texaco, compañía petrolera que había funcionado en el Ecuador por más de 20 años; los demandantes son cerca de 30.000 indígenas y campesinos que radican en la Amazonía ecuatoriana. (A San Sebastián no le pagaron por su testimonio en el litigio.) El litigio continúa; se espera que en mayo de 2004 expertos nombrados por el tribunal inspeccionen partes de la Amazonía ecuatoriana para determinar la magnitud del daño que pueda haberse producido en zonas petrolíferas. Por su parte, Texaco acaba de comprar anuncios de página entera en periódicos ecuatorianos donde defiende su trayectoria y hace hincapié en que la compañía respetó las leyes ecuatorianas y limpió adecuadamente las zonas donde había trabajado.

###

La "Revista Panamericana de Salud Pública/Pan American Journal of Public Health" es la principal publicación periódica de carácter científico y técnico que publica la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud. (Pese a su afiliación con la OPS, la "Revista/Journal" es una publicación científica independiente cuyos artículos no necesariamente reflejan las opiniones o posturas oficiales de la OPS o de sus Estados Miembros sobre asuntos particulares.)

El artículo en inglés, junto con una sinopsis en lengua española, pueden consultarse y bajarse gratis en la librería de la OPS en línea, ya sea de su sección en inglés (http://publications.paho.org/english/index.cfm) o de su sección en español (http://publications.paho.org/spanish/index.cfm).


[ Back to EurekAlert! ]