[ Back to EurekAlert! ] PUBLIC RELEASE DATE: 16 julio 2004

Contact: Octavi López Coronado
octavi.lopez@uab.es
34-93-581-33-01
Universitat Autonoma de Barcelona

La obesidad de la madre puede provocar malformaciones en el embrión

Un estudio con más de 2000 niños, hijos de mujeres con diabetes gestacional (la diabetes que sufren algunas madres durante el embarazo), ha revelado que la obesidad de la madre es uno de los factores más decisivos que contribuyen a la aparición de malformaciones congénitas en los hijos, incluso más que la gravedad de la diabetes. La investigación, publicada en la revista Diabetologia, la ha realizado un equipo de científicos de la Universitat Autònoma de Barcelona y del Hospital de Sant Pau de Barcelona.

Desde los años 60 se sabe que los hijos de mujeres condiabetes previa al embarazo tienen un aumento en la tasa de malformaciones congénitas, relacionadas fundamentalmente con el grado de hiperglucemia (exceso de glucosa en la sangre) de la madre durante el período en que se forman los órganos del embrión. En los hijos de mujeres con diabetes gestacional, la que se detecta por primera vez durante el embarazo, el aumento de riesgo es más discreto, pero existe. En este caso, durante el período de formación de los órganos del embrión, los niveles de glucosa suelen estar poco alterados.

Un equipo de investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona y del Hospital de Sant Pau, encabezado por la doctora Rosa Corcoy, ha llegado a una conclusión inesperada al analizar la relación entre los niveles de glucosa de la madre y las malformaciones congénitas en sus hijos, en mujeres con diabetes gestacional. Sorprendentemente, el índice de masa corporal, indicador de la obesidad, es una variable predictora más importante que las variables que indican la gravedad de la diabetes mellitus materna.

En un estudio con 2060 niños, los investigadores decidieron incluir el índice de masa corporal como variable para el análisis estadístico, ya que está demostrado que la obesidad juega un papel en las malformaciones congénitas del embrión, especialmente las cardíacas y las del sistema nervioso central. Según los resultados del estudio, el grado de obesidad de la madre es el principal factor predictor de las malformaciones cardíacas y malformaciones menores, y el único predictor de las malformaciones renales y de las vías urinarias. La gravedad de la diabetes gestacional de la madre, en cambio, fue el único predictor de las malformaciones esqueléticas.

Los estudios previos no habían identificado que el grado de obesidad contribuía al riesgo de malformacines cardíacas en los hijos de mujeres con diabetes gestacional, posiblemente a causa de que no se había incluído esta variable en el análisis estadístico.

Los autores del estudio apuntan dos posibles explicaciones del papel destacado de la obesidad en las malformaciones congénitas. La obesidad es un indicador de la disponibilidad energética, de todos los nutrientes que proporcionan energía, y el exceso de estos nutrientes, no sólo de la glucosa, estan vinculados a la aparición de malformaciones. Por otro lado, tanto el exceso como la carencia de insulina pueden provocar malformaciones en el embrión y en el caso de la obesidad, el hecho de que exista resistencia a los efectos de la insulina comporta que hayan unas concentraciones más elevadas.

###


[ Back to EurekAlert! ]