Public Release: 

La dieta mediterránea puede reducir el riesgo de depresión, según una investigación de la Universidad de Navarra

Elhuyar Fundazioa

Esta comunicado está disponible en inglés.

Las personas que siguen una dieta mediterránea, rica en vegetales, frutas, frutos secos, cereales y pescado, tienen menor riesgo de desarrollar depresión, según un estudio de la Universidad de Navarra publicado en el número de octubre de la revista de psiquiatría Archives of General Psychiatry.

Las deducciones del estudio resultan coherentes con el hecho de que en los países mediterráneos los desórdenes mentales tienen menor prevalencia que en el norte de Europa. Una posible explicación sería que la dieta seguida en esa región podría tener una capacidad protectora frente a la depresión. Investigaciones anteriores sugerían que los ácidos grasos monoinsaturados del aceite de oliva --utilizado en abundancia en la dieta mediterránea-- podrían estar asociados con un menor riesgo de padecer síntomas severos de depresión.

El proyecto consistió en la valoración de 10.094 voluntarios españoles, los cuales tuvieron que responder a un cuestionario inicial entre los años 1999 y 2005. Los participantes informaron de su dieta respondiendo a un cuestionario de frecuencia de consumo alimentario, y los investigadores calcularon su nivel de adherencia a una dieta mediterránea basándose en nueve componentes (gran proporción de ácidos grasos monoinsaturados respecto a ácidos grasos saturados, consumo moderado de alcohol y productos lácteos, pequeñas cantidades de carne y grandes cantidades de legumbre, frutas y frutos secos, cereales, verduras y pescado).

30 % de reducción del riesgo de padecer depresión

A todos los voluntarios se les realizó un seguimiento durante cuatro años y medio y se observó que 480 desarrollaron una depresión: 156 hombres y 324 mujeres. Quienes mejor seguían el patrón tradicional de dieta mediterránea presentaban una reducción de más del 30 % del riesgo de desarrollar depresión.

Los autores señalan que no se conocen bien los mecanismos específicos que hacen que una mayor adherencia a la dieta mediterránea puedan ayudar a prevenir la aparición de la depresión. Los componentes de la dieta podrían incrementar la función de los vasos sanguíneos, combatir la inflamación, reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y reparar el daño celular relacionado con el oxígeno, y todo ello podría hacer disminuir el riesgo de desarrollar una depresión.

De todas formas, sería más importante el papel del modelo dietético en general que el efecto que tendría cada componente en particular. Es posible que la combinación sinérgica de una provisión suficientemente grande de ácidos grasos omega-3 junto con otros ácidos grasos insaturados y los antioxidantes del aceite de oliva y de los frutos secos, junto a los flavonoides y otros compuestos fitoquímicos de las frutas y otras comidas vegetales y junto a las grandes cantidades de folatos y otras vitaminas B naturales en la dieta mediterránea en general sea la que ejerciera en gran nivel una protección contra la depresión, dicen los autores.

###

El estudio ha sido financiado por el Instituto de Salud Carlos III.

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.