Public Release: 

Lo más destacado del ejemplar de Science del 24 de Septiembre, 2010

American Association for the Advancement of Science

Las Panteras de Florida Rescatadas por Parejas de Otro Estado: En 1995, cuando la población de panteras en Florida había disminuido a un apremiante estado de 20 o 25 adultos poco sanos y endogámicos, los conservacionistas importaron ocho panteras del estado de Texas en un intento por salvar la menguante especie de Florida. Años más tarde, se obtuvieron los resultados de este difícil proyecto de restauración - y los investigadores ahora dicen que las panteras híbridas de Florida-Texas son mucho menos endogámicas, más diversas genéticamente, y creciendo en número en el sur de Florida. Warren Johnson y colegas compararon datos genéticos en 591 panteras de Florida, recolectados entre 1978 y 2009, a fin de llegar a esta conclusión. Su estudio ilustra los desafíos de mantener poblaciones de grandes depredadores, que a veces se alimentan de humanos, en el mundo, aunque también provee cierta esperanza para esta población particular de panteras de Florida la cual aún enfrenta pérdida de su hábitat. Estas panteras de Florida, a las cuales a veces se les refiere también como pumas, cougars, o leones de montaña, son la última subespecie de pantera sobreviviente en el este de Norteamérica. Los investigadores dicen que la población endogámica de panteras de Florida de los 1990s había estado sufriendo una amplia gama de problemas, incluyendo defectos en el corazón, baja calidad de esperma, bajos niveles de testosterona, bajos índices de reproducción, colas torcidas y altas cargas de parásitos. Ahora, sin embargo, después de mezclar los genes de esas panteras con los genes de las ocho panteras hembras importadas de Texas, Johnson y sus colegas dicen que la nueva población de panteras híbridas en Florida se ha triplicado en tamaño. También sugieren que la condición física de las panteras en general y su tasa de supervivencia han mejorado notablemente desde que los gatos salvajes mezclaron sus genes con la población tejana. Su estudio de esta exitosa traslocación de panteras a través de Norteamérica podría también ser utilizado para informar esfuerzos de conservación en otras partes alrededor del mundo. En un artículo Perspective, Craig Packer explica los resultados de este proyecto de restauración de panteras con mayor detalle.

Artículo #14: "Genetic Restoration of the Florida Panther," por W.E. Johnson; S.J. O'Brien; M.E. Roelke en National Cancer Institute en Frederick, MD; D.P. Onorato; E.D. Land; M. Cunningham; M. Lotz; D. Shindle en Florida Fish and Wildlife Conservation Commission en Naples, FL; M.E. Roelke en SAICFrederick en Frederick, MD; C. Belden en U.S. Fish and Wildlife Service en Vero Beach, FL; R. McBride en Livestock Protection Company en Alpine, TX; D. Jansen en Big Cypress National Preserve en Ochopee, FL; J. Howard; D.E. Wildt en Smithsonian Conservation Biology Institute en Front Royal, VA; L.M. Penfold en White Oak Conservation Center en Yulee, FL; J.A. Hostetler; M.K. Oli en University of Florida en Gainesville, FL.

Artículo #4: "A Bit of Texas In Florida," por C. Packer en University of Minnesota en St. Paul, MN.


Cantidad Total de Petróleo del Derrame en el Golfo Estimada: Para entender la magnitud total de los impactos ambientales y ecológicos del derrame de petróleo del Deepwater Horizon en el Golfo de México, los investigadores han analizado grabaciones de video del chorro de la columna de petróleo y sugieren que aproximadamente 4.4 millones de barriles de petróleo han sido derramados en el Golfo desde el 22 de abril 2010. En un Brevium, Timothy Crone y Maya Tolstoy describen cómo ellos emplearon una técnica conocida como velocimetría óptica de columna, la cual utiliza imágenes de video para calcular la velocidad de fluidos fluyendo, para investigar que tanto petróleo escapó del pozo submarino durante los 84 días en los que estuvo derramando. Los investigadores analizaron dos cortas secuencias de video de alta resolución de la columna de petróleo - sólo de 20 a 30 segundos de duración - y estimaron la tasa promedio de flujo de petróleo del pozo cuando los videos fueron recolectados. Uno de estos videos fue grabado cuando el tubo ascendente colapsado estaba aún conectado al previsor de explosiones del pozo. El otro fue tomado después de que este tubo ascendente fue removido. Su método de velocimetría óptica de la columna fue capaz de medir el aparente movimiento de olas en la columna del pozo y luego convertir esa representación bidimensional en una estimación de índice de flujo volumétrico. A la luz de su análisis, Crone y Tolstoy dicen que la tasa promedio de flujo de petróleo del pozo entre el 22 de abril y el 3 de junio fue de 56,000 barriles al día, con una incertidumbre formal de 21 por ciento. Después de que el tubo ascendente fue removido, los investigadores dicen que 68,000 barriles de petróleo estaban fluyendo hacia el océano cada día, con una incertidumbre formal de 19 por ciento, hasta que el pozo fue finalmente sellado el 15 de julio. Ellos hacen hincapié en el hecho de que estas estimaciones son sólo promedios preliminares de tasas y volúmenes de flujo de petróleo y dicen que estudios futuros ayudarán a constreñir estas cifras y reducir la incertidumbre. No obstante, pese a todas las incertidumbres, la investigación de Crone y Tolstoy sugiere que esta liberación de petróleo en el océano excede el derrame del Exxon Valdez por aproximadamente una orden de magnitud.

Artículo #23: "Magnitude of the 2010 Gulf of Mexico Oil Leak," por T.J. Crone; M. Tolstoy en Columbia University en Palisades, NY.


Flor Fósil Sugiere Orígenes de Girasol: Una exquisita flor fósil que es una antigua pariente de las margaritas y los girasoles sugiere que este grupo de plantas surgió hace alrededor de 50 millones de años, posiblemente en Sudamérica. La familia Asteraceae también incluye a los crisantemos, lechuga y alcachofas, y sus miembros se encuentran en cada continente excepto Antártica. En dónde evolucionó inicialmente esta familia y cómo se propagó han sido preguntas abiertas, en parte porque los investigadores han descubierto relativamente pocos fósiles. La mayoría de los fósiles conocidos de esta familia son sólo granos de polen. En un Brevium, Vivian Barreda y colegas describen una flor fósil bien conservada, mostrando características distintivas de la familia Astereae, incluyendo estructuras tipo hojas llamadas filarios que rodean a las flores y una serie de delgadas proyecciones tipo cabellos conocidos como los pappus, entre las flores. El fósil fue hallado en rocas que tienen aproximadamente 47.5 millones de años y que yacen a lo largo de Río Pichileufú en las secas estepas expuestas al viento del noroeste de Patagonia. Los autores proponen que una reserva ancestral de Asteraceae puede haber surgido en el supercontinente del sur de Gondwana antes de que se separara en Sudamérica, África, India y Australia. En un Perspective relacionado, Tod Stuessy explica que mayor investigación será necesaria para determinar cómo la familia rápidamente colonizó el planeta entero y se convirtió en tan increíblemente diversa.

Artículo #7: "Eocene Patagonia Fossils of the Daisy Family," por V.D. Barreda; L. Palazzesi; M.C. Tellería; R. Rodríguez Brizuela en Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia" en Buenos Aires, Argentina; V.D. Barreda; L. Palazzesi; M.C. Tellería; L. Katinas; J.V. Crisci; M.G. Passalia; F. Bechis en Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en Buenos Aires, Argentina; M.C. Tellería; L. Katinas; J.V. Crisci en Museo de La Plata en La Plata, Argentina; K. Bremer en Stockholm University en Estocolmo, Suecia; M.G. Passalia en Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente en San Carlos de Bariloche, Argentina; R. Corsolini en Museo del Lago Gutiérrez "Dr. Rosendo Pascual" de Geología y Paleontología en San Carlos de Bariloche, Argentina; F. Bechis en Universidad Nacional de Río Negro en San Carlos de Bariloche, Argentina.

Artículo #2: "The Rise of Sunflowers," por T. Stuessy en University of Vienna en Viena, Austria.


Células Nerviosas Ayudan a Generar Glándulas Salivales: Nuevos hallazgos sobre cómo se desarrollan las glándulas salivales en ratones podrían sugerir nuevas maneras de regenerar estas glándulas en pacientes con cáncer expuestos a radiación de cabeza y cuello. La mayoría de nosotros está familiarizada con la idea de que la actividad nerviosa controla la función de las glándulas salivales, un concepto que rápidamente regresa a los clásicos experimentos de Pavlov, quien condicionó a sus perros a salivar al sonar una campana. Ahora, un siglo después, la investigación por parte de Sarah Knox y colegas muestra que nervios afectan la producción de saliva mucho antes que lo esperado - incluso durante el desarrollo embrionario. Como otros órganos, las glándulas salivales se desarrollan mediante un proceso en el cual la señalización entre el epitelio y las glándulas que le rodean regula cuidadosamente el crecimiento de nuevos brotes de glándulas. Los nervios llamados ganglios se condensan alrededor de los brotes en un día después de que primero aparecen. Los investigadores ahora reportan que esta actividad de señalización de los nervios conserva una población celular epitelial progenitora, capaz de producir nuevas células glandulares, que es mantenida en la glándula adulta. Un sistema similar opera en el desarrollo de la próstata. En un Perspective relacionado, Jason Rock y Brigid Hogan apuntan que un efecto secundario de la terapia de radiación para tumores de cabeza y cuello es el daño irreparable a las glándulas salivales, la cual causa xerostomía (boca seca), una condición que limita severamente la calidad de vida de los pacientes y que es actualmente incurable. Ellos sugieren que los investigadores podrían un día ser capaces de estimular la regeneración de glándulas salivales tras la radiación mediante la administración local de fármacos que estimulan el tipo de señalización de glial que describen Knox y colegas, o mediante la estimulación del crecimiento del glial.

Artículo #15: "Parasympathetic Innervation Maintains Epithelial Progenitor Cells During Salivary Organogenesis," por S.M. Knox; I.M.A. Lombaert; X. Reed; M.P. Hoffman; L. Vitale-Cross; J.S. Gutkind en "National Institute of Dental and Craniofacial Research, National Institutes of Health" en Bethesda, MD.

Artículo #3: "Stimulating Developments in Salivary Gland Organogenesis," por J.R. Rock; B.L.M. Hogan en Duke University Medical Center en Durham, NC.

###

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.