Public Release: 

Las gentes de Papúa Nueva Guinea muestran una gran diversidad genética

American Association for the Advancement of Science

IMAGE

IMAGE: Typical setting of a Goroka village in the Eastern Highlands Province of Papua New Guinea. This material relates to a paper that appeared in the 15 September 2017, issue of... view more 

Credit: Papua New Guinea Institute of Medical Research

Un análisis genético de los pueblos de Papúa Nueva Guinea revela una marcada diferencia genética entre aquellos que residen en las tierras altas y los que habitan las tierras bajas, que se remontaría a entre hace 10 000 y 20 000. Esta diferencia se originó aproximadamente en el momento en que las gentes de la isla comenzaron a cultivar plantas, lo que sugiere que la estructura poblacional se vio afectada por la transición hacia un estilo de vida neolítico. Dado que Papúa Nueva Guinea probablemente haya sido un lugar de paso para la migración humana desde Asia hacia Australia, la estructura de la población resulta de gran interés tanto desde un punto de vista genético como arqueológico. Sin embargo, las muestras de las poblaciones actuales han sido por lo general limitadas. En este estudio, Anders Bergström y sus colegas han realizado la genotipificación de 381 individuos de 85 grupos de lenguas de todo el país, además de analizar 39 secuencias de genoma completo previamente generadas y de alta cobertura. Estos datos indican que los habitantes de las tierras altas y los habitantes de las tierras bajas de Sepik se separaron hace entre 10 000 y 20 000 años, mientras que todas las divisiones internas entre las poblaciones de las tierras altas parecen haber ocurrido en los últimos 10 000 años. La innovación y la migración humana reflejadas en eventos como la Edad del Bronce y la del Hierro, en el oeste de Eurasia y África, respectivamente, provocaron una diversidad genética caracterizada por rápidas expansiones en los linajes del cromosoma Y, aunque los autores no encontraron evidencia de ello en los datos obtenidos en Papúa Nueva Guinea. De todas formas, tanto las poblaciones de las tierras bajas como las de las altas muestran un nivel sorprendentemente fuerte de diferenciación genética. Por esta razón, los autores proponen que, en dicho país, la diferenciación observada podría ser resultado de la diversidad genética, lingüística y cultural que las sociedades humanas sedentarias pueden alcanzar en ausencia de grandes expansiones impulsadas por la tecnología.

###

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.