Public Release: 

Investigación analisa como se nacen los polos de desarrollamento

Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo

IMAGE

IMAGE: According to researchers, by strength of its diversified economy and research funding structure, the Brazilian State of São Paulo meets the conditions of cross-bordering European clusters of entrepreneurship and innovation... view more 

Credit: São Paulo Research Foundation (FAPESP)

La concentración de compañías intensivas de tecnología y conocimiento es, en el contexto de la economía del siglo 21, la principal variable para hacerse la definición de políticas públicas con el objectivo de se estructurar polos de generación de riqueza.

Según investigadores internacionales reunidos em el simposio de la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo (FAPESP), lo Estado brasileño, debido a que cuenta com una economía diversificada e con estructuras de fomento a la investigación, reúne factores que se hacen presentes en la génese de clusters europeos de empreendedorismo e innovación con alcance internacional.

La alta concentración espacial de instituciones avanzadas de enseñanza e investigación y empresas muy innovadoras se ha convertido en una variable de vital importancia para la definición de políticas públicas y en las estrategias de las agencias de fomento. Lo motivo que hace ciertas regiones atrajeren o favoreceren la creación de más empresas és un factor esencial en lo entendimiento de los conceptos de "empreendedorismo" e "geografía de la innovación" -- que por su vez bautizaran no simposio internacional realizado por la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo (FAPESP) -- y que reunió a los investigadores de Brasil, de las Américas, de Europa y de Asia en São Paulo, Brasil.

"En el siglo XIX, el economista británico Alfred Marshall (1842-1924) ya se refería a la importancia de los conglomerados industriales", salientó el economista Nicholas Vonortas, que coordinó lo simposio. "Desde ese entonces, lo que ha cambiado es que nuestro interés ha migrado de la conglomeración de compañías de manufacturas sencillas hacia los clústeres de compañías intensivas de tecnología y conocimiento. Éstas son las que cuentan efectivamente ahora."

Nicholas Vonortas es docente de Economía y Asuntos Internacionales de la George Washington University (EE.UU.). Vonortas también conduce el projeto de la UNICAMP "Sistemas de innovación, estrategias e políticas", en cual ámbito ocorrió el simposio. Lo proyecto tiene apoyo de FAPESP a través de su programa São Paulo Excellence Chair (SPEC).

A ejemplo do que lo sucede em el estado de São Paulo (en regiones como de las ciudades de Campinas e São José dos Campos), la formación de um ecosistema empresarial genera condiciones para que las empresas se beneficien uma de las otras, como conceptua el docente de Economía Regional de las universidades de Utrecht (en los Países Bajos) y Stavanger (en Noruega), Ron Boschma.

"Los escenarios delineados muestran que no se puede comenzar sencillamente de cero. Es necesario detectar capacidades y oportunidades, que deben explorarse, utilizarse y diversificarse para arribar a nuevas soluciones", le comentó el investigador.

Boschma cree que, debido a que cuenta con una economía sumamente diversificada, el estado de São Paulo ofrece muchas oportunidades para la concreción de emprendimientos intensivos en conocimiento. "El mensaje principal es que los emprendedores deberían conectarse. La complementariedad puede optimizar los recursos. Y mapeando las especialidades, sería posible desarrollar programas de desarrollo y asociaciones que incentivasen la conexión para amplificar las capacidades", dijo.

Vonortas llamó atención para las zonas económicas vitales que transbordan las delimitaciones administrativas entre estados y países. Eso no podría dejar de ocurrir en um país de dimensiones como Brasil las tiene, y Vonortas cita como ejemplo las actividades que crean polos de generación de riqueza de los dos lados de la frontera entre los estados de São Paulo y de Minas Gerais, o entre los estados de São Paulo y Rio de Janeiro.

A pesar de los desafios jurídicos e regulatorios suscitados por ese fenómeno, Michael Stampfer, diretor do Fundo Vienés para la Ciencia y la Tecnología (WWFT), dijo que la ocurrencia de zonas transnacionales de desarrollamento se explican por un grupo de factores encontrados em cada uma de las entidades federativas. "Depende de cuanto avanzadas tecnológicamente se encuentran las mismas, de qué manera se valora la innovación en cada sociedade y en qué punto se insertan en la senda hacia la alta tecnología y el desarrollo de la cadena de valores", resumió.

En su disertación, Stampfer comparó el potencial de innovación de una región transnacional europea incipiente, llamada Centrope (integrada por partes de Austria, Eslovaquia, Hungría y la República Checa, con polo en Viena), con cuatro regiones transnacionales ya consolidadas: Oresund (partes de Dinamarca y de Suecia), Elat (fracciones de los Países Bajos, Bélgica y Alemania), TMO (sectores de Francia, Suiza y Alemania) e IBK (áreas de Alemania, Suiza y Austria). Y apuntó las principales debilidades de Centrope: falta de universidades líderes en alta tecnología, áreas con historial de copiar en lugar de crear innovación, fuga de cerebros en Eslovaquia, Hungría y la República Checa hacia los centros más desarrollados del mundo y escasa movilidad de los estudiantes en el interior de la propia región.

Tenidas en cuenta las debidas proporciones, y con todas las salvedades geográficas, históricas, culturales y otras, el modelo de diagnóstico que presentó el experto austríaco puede resultar bastante útil para la realización de estudios comparativos de los potenciales de regiones brasileñas o de regiones que crucen las fronteras de países sudamericanos.

El apoyo a las pequeñas empresas innovadoras

Otra variable importante la constituyen las políticas de fomento ya implementadas y los resultados acumulados a lo largo de los años. Ése es el caso del apoyo a la investigación orientada a la innovación en pequeñas empresas, a través de programas del tipo SBIR (Small Business Innovation Research), discutido en una mesa que reunió a expertos de Austria, Brasil, Corea del Sur y Rusia. Se trata de un área en la cual la FAPESP cuenta con un largo historial de actuación, fundamentalmente a través del Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (PIPE), cuyo inicio data de 1997.

Sérgio Robles Reis de Queiroz, docente del Departamento de Política Científica y Tecnológica de la Universidad de Campinas (DPCT - Unicamp) y coordinador adjunto de Investigación para la Innovación de la FAPESP, realizó el balance de esa iniciativa, que celebra sus 20 años en 2017. "Han sido aprobados alrededor de 1.800 proyectos, y más de 1.100 pequeñas empresas han recibido apoyo hasta ahora, con una financiación no reembolsable superior a 1.200.000 reales por proyecto", contabilizó.

De acuerdo con la cuantificación del investigador, los impactos del PIPE en términos de mercado de trabajo pueden estimarse de acuerdo con el aumento del 30% en la cantidad de personas empleadas y de un 41% si se computan los contratados, los subcontratados y los asociados. Y en cuanto a los impactos económicos, por un retorno de seis a uno en las inversiones de la FAPESP.

###

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.