Public Release: 

Una hormona biotecnológica reduce costos para inducir la ovulación en el ganado

Aparte de sincronizar el celo, también se la emplea para anticipar la pubertad y obtener superovulaciones en matrices

Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo

La startup brasileña Kimera , ubicada en la ciudad de Ribeirão Preto, en el Estado de São Paulo, produjo la primera versión biotecnológica de la hormona gonadotrofina coriónica equina (eCG), ampliamente utilizada para inducir y sincronizar el celo en ganado vacuno y porcino con el objetivo de optimizar los resultados de la inseminación artificial.

La nueva eCG recombinante (o r-eCG), que ya ha sido probada en ambas especies, se ha mostrado tan eficaz como la tradicional, con la ventaja de que tiene un costo de producción entre un 30% y un 50% menor, según la empresa, y además elimina el polémico uso de yeguas preñadas para la producción de la hormona. Sucede que desde que empezó a empleársela en la reproducción de hatos, hace más de tres décadas, la eCG tradicional se obtiene de la sangre de yeguas preñadas, lo cual redunda a menudo en malos tratos, abortos recurrentes y muertes prematuras de esos animales.

"La hormona de Kimera se produce totalmente en laboratorio, sin necesidad de extraerles sangre a las yeguas o a cualquier otro animal, y a un costo mucho menor", explica Camillo Del Cistia Andrade, doctor en genética por la Universidad de São Paulo (USP), coordinador de la investigación y socio fundador de Kimera.

La demanda de la eCG aumenta a medida que se expande el uso de la inseminación artificial como herramienta básica para acelerar el mejoramiento genético y el aumento de la productividad del ganado. Al fin y el cabo, el éxito del procedimiento depende de la previsión del momento de ovulación de las hembras. Asimismo, el hecho de poder inocular a muchos animales o al hato completo reduce los costos de la inseminación y permite sincronizar las otras etapas de la producción, optimizando así todo el proceso productivo.

Actualmente, los ganaderos de todos los portes emplean la inseminación artificial y cada vez más echan mano del uso de hormonas reproductivas para sincronizar el celo de los animales. En 2010, esta técnica, conocida como Inseminación Artificial a Tiempo Fijo (IATF), ya representaba la mitad de los protocolos de inseminaciones artificiales realizadas en Brasil.

Por cierto, la IATF fue uno de los elementos que le permitieron a Brasil expandir su hacienda vacuna un 40% desde que se empezó a utilizar la eCG, hace alrededor de 25 años, para convertirse en el mayor exportador de carne del mundo. Además de sincronizar el celo de los animales, esta hormona también se usa para anticipar su pubertad, para obtener superovulaciones en matrices y para revertir rápidamente el período de inactividad sexual posterior a la separación de la cría, aumentando así la fertilidad de las hembras.

Transferencia de tecnologia

Kimera fue creada en 2014 con el apoyo del Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (PIPE) de la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo (FAPESP), y creció incubada en el Supera - Parque de Innovación y Tecnología de Ribeirão Preto, con el objetivo de desarrollar el eCG recombinante y productos similares, apuntando a transferirles esas tecnologías a las empresas.

La producción de la eCG en laboratorio fue posible porque Del Cistia Andrade logró clonar el gen responsable de la producción de eCG e insertarlo en células cultivadas que se encargan de producir la hormona, que posteriormente es purificada. Con el apoyo de la FAPESP, la empresa desarrolló un proceso biotecnológico innovador del cual ya se ha solicitado su patente en régimen de cotitularidad con la USP.

En la Etapa 1 del PIPE, que se concretó entre septiembre de 2014 y mayo de 2015, Kimera produjo la hormona a escala de laboratorio y realizó las primeras pruebas en ratas. Posteriormente, la empresa realizó test comparando los resultados de la aplicación de la r-eCG con la eCG producida en hembras de la raza nelore que ya habían parido al menos una vez: a 127 se les aplicó eCG y a 50 su versión recombinante. Todas las vacas ovularon y fueron inseminadas.

La tasa de preñez fue del 50,2% en el caso de la hormona procedente de yeguas y 48% en la eCG recombinante, una diferencia desdeñable estadísticamente. Las pruebas con cerdos culminaron en resultados similares, y se espera obtener también buenos resultados con ejemplares caprinos y equinos.

En la Etapa 2 de la investigación, que comenzó en noviembre de 2016 y aún está en curso, la empresa apunta a hacer el escalonamiento de la eCG, es decir, a estudiar las mejores formas tendientes a su producción a mayor escala.

Simultáneamente, Kimera inició contactos con algunas industrias farmacéuticas que ya producen la hormona para verificar su interés en adquirir esta nueva tecnología y en producir ellas mismas el nuevo insumo. En la actualidad, las industrias les adquieren a productores argentinos y uruguayos o plasma equino que es la base de la producción de la eCG.

"Estamos buscando un socio privado para la etapa final, que es necesaria para la obtención del registro del producto en el Ministerio de Agricultura y que consiste en la construcción de una planta piloto con capacidad dar cuenta al menos del 10% del mercado brasileño", explica Andrade.

Según Del Cistia Andrade, si bien una planta de producción de moléculas recombinantes tiene sus especificidades, también tiene mucho en común con buena parte de la infraestructura que los laboratorios de las grandes empresas ya poseen. "La colaboración aceleraría la salida del producto al mercado, cosa que es de interés de todos, pues se trata de algo innovador, con un elevado potencial de inserción nacional y global, tanto por sus menores costos como porque contempla la demanda global en busca de ética y sostenibilidad en la producción de estas hormonas para la reproducción animal", explica el investigador.

Mientras concluye este proyecto de investigación, su equipo ya está estudiando la posibilidad de trabajar con el desarrollo de nuevas hormonas y vacunas recombinantes.

###

Sobre la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo (FAPESP)

La Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo (FAPESP), creada en 1962, se ubica entre los más importantes organismos de fomento de la ciencia y la tecnología de Brasil. La Fundación selecciona y brinda apoyo a proyectos de investigación que presentan científicos vinculados a instituciones de educación superior e investigación científica del estado de São Paulo en todas las áreas del conocimiento: ciencias, tecnología, ingeniería, artes y humanidades. La FAPESP también apoya investigaciones en áreas consideradas estratégicas en Brasil, mediante programas orientados a grandes temas, tales como biodiversidad, cambios climáticos y bioenergía. FAPESP: http://www.fapesp.br.

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.