Public Release: 

El tiempo invertido en el pasado marca nuestra disposición a esperar por una recompensa futura

American Association for the Advancement of Science

Según un reciente estudio en ratones, ratas y humanos, cuanto espere más un individuo por una recompensa, menos dispuesto estará a abandonar la búsqueda de dicha recompensa. Estos descubrimientos sugieren que muchos animales toman decisiones erróneamente basadas en inversiones irrecuperables, conocidas como «costes hundidos», en lugar de basarse en los resultados esperados a un futuro, dada la posible ganancia. Para conocer cómo perciben los animales los costes hundidos, Brian Sweis et al. crearon un experimento con ratones entrenados para entrar en diferentes habitaciones donde buscar golosinas. En el experimento, variaba tanto el sabor de los premios como el período de espera para recibirlos. ¿Cuánto sería capaz de esperar un ratón para obtener un obsequio de un determinado sabor antes de seguir hacia la próxima habitación? Los investigadores descubrieron que, incluso si la golosina no era su favorita, el ratón esperaba más tiempo para obtener su recompensa si ya había invertido cierto tiempo esperándola, lo que constituye un sesgo del coste hundido. Se obtuvieron resultados similares con ratas en busca de alimento, así como en experimentos con humanos que navegaban por la web (no en busca de alimento sino de entretenimiento) y que recibían una recompensa si permanecían en una página web durante un tiempo lo suficientemente largo. En las tres especies, este sesgo del coste hundido se volvía más fuerte cuanto mayor era el tiempo que habían esperado los sujetos. Los investigadores citan tres explicaciones posibles para este sesgo. Por un lado, sostienen que, debido a que predecir el valor de resultados futuros puede ser complejo y difícil, es posible que los animales hayan desarrollado procesos en los que el valor es medido a partir del esfuerzo realizado, más fácil de procesar. Otras explicaciones están relacionadas con el estado fisiológico y psicológico de un animal tras haber invertido mucha energía en un recurso. Sarah Brosnan analiza este estudio en un contexto más amplio, en un artículo de Perspective relacionado, y menciona que «comprender [el fenómeno del sesgo del coste hundido] puede ayudarnos a entender mejor por qué tomamos las decisiones que tomamos y, en última instancia, aportar formas de mejorar nuestra toma de decisiones».

###

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.