News Release 

¿Podría una vacuna ya existente hacer que COVID-19 sea menos letal? Respaldado por el estudio en la Ciudad de México

Un estudio observacional prospectivo que evaluó el concepto de la inmunidad entrenada para la protección contra la enfermedad grave por COVID-19 informó síntomas más leves en pacientes con COVID que recibieron la vacuna

Parsemus Foundation

Research News

IMAGE

IMAGE: Allergist, clinical immunologist and pediatrician Dr. Desiree Larenas-Linneman, Director of the Center of Excellence in Asthma and Allergy, Hospital Medica Sur in Mexico City, sought a way to protect her... view more 

Credit: Hospital Medica Sur

El COVID-19 continúa causando estragos en todo el mundo, con más de un millón de muertes hasta la fecha. Pero, ¿qué pasaría si una vacuna existente pudiera hacer que el COVID-19 sea menos letal? Un estudio publicado recientemente puso a prueba la teoría y obtuvo resultados prometedores.

Un equipo de investigación liderado por la Dra. Larenas-Linnemann que trabaja en Médica Sur, Ciudad de México, informó sobre sus observaciones clínicas en 255 sujetos vacunados con la vacuna contra sarampión-paperas-rubéola (MMR) desde el inicio de la pandemia de la enfermedad del Coronavirus-2019 (COVID- 19). Muchos pacientes vacunados eran familiares o cuidadores de pacientes que ya habían contraído COVID-19 y, por lo tanto, tenían un riesgo extremadamente alto. Treinta y seis de los sujetos vacunados han contraído COVID-19, pero todos con un curso notablemente leve de la enfermedad, con síntomas menos graves de lo que cabría esperar dado su estado de salud y edad. El documento, publicado en la edición de septiembre de Allergy, European Journal of Allergy and Immunology, ya está disponible para su descarga gratuita.

Vacuna MMR en el contexto de COVID-19, aprovechando un brote de sarampión

Al comienzo de la pandemia de COVID-19, al observar la naturaleza altamente contagiosa y virulenta del virus y la falta de medidas preventivas disponibles, los investigadores buscaron métodos para mejorar la inmunidad innata; en efecto, dar al sistema inmunológico un impulso para prepararse para una variedad de agresiones. Como el COVID-19 era nuevo para los humanos, no existía ningún tratamiento o vacuna específica para combatirlo. Pero la Dra. Larenas-Linnemann, siendo holandesa y habiendo realizado su formación básica en los Países Bajos, había seguido con admiración el trabajo de un compatriota sobre un concepto poco conocido llamado "inmunidad entrenada". En términos técnicos, la inmunidad entrenada se refiere a la respuesta inmune mejorada a un determinado patógeno, después de haber estado expuesto (por vacunación o por enfermedad natural) a otro patógeno no relacionado; la reacción inmunitaria que se produce luego de la exposición a un patógeno no relacionado tiene un inicio más rápido y se acompaña de una mayor producción de ciertas citoquinas. Esto significa que, sorprendentemente, algunas vacunas no solo pueden prevenir la enfermedad objetivo (como el sarampión), sino también ayudar a las personas a combatir otras enfermedades.

La inmunidad entrenada es una forma de inmunidad no específica. Fue controversial al principio, pero después de décadas de trabajo de campo pionero, tanto en el norte de Europa como en África, de un equipo danés, que estudia la vacuna contra la tuberculosis y la vacuna contra la poliomielitis de virus vivo atenuado, seguido de años de trabajo de laboratorio perentorio de Mihai Netea -compatriota de la Dra. Larenas-Linnemann- y otros, ahora se acepta que ciertas vacunas de virus vivo atenuado pueden preparar al cuerpo para combatir mejor una variedad de patógenos.

El equipo de la Dra. Larenas-Linnemann se preguntó: ¿Podría una vacuna viva atenuada proteger a sus pacientes contra esta enfermedad completamente nueva, COVID-19? Aprovechando que la pandemia en México coincidía con un aumento de casos de sarampión, lo que había motivado a la Secretaría de Salud a recomendar la revacunación contra el sarampión, el equipo decidió poner a prueba el concepto de inmunidad entrenada. Como tal, a partir de marzo de 2020, los investigadores recomendaron la vacuna MMR a sus pacientes, especialmente a los familiares de casos positivos de COVID-19.

Ensayo observacional de MMR para la prevención de COVID-19

En un ensayo observacional prospectivo en el Hospital Médica Sur, clasificado desde 2011 como el mejor hospital de la Ciudad de México, el equipo administró a los contactos cercanos de sus pacientes COVID-19 refuerzos de una vacuna estándar de la infancia, sarampión-paperas-rubéola (MMR), que se considera segura en todo el mundo (un refuerzo incluso se requiere en muchos lugares para comenzar la universidad o el servicio militar). Los sujetos vacunados fueron seguidos de cerca para vigilar aparición de síntomas de la infección por COVID-19. Los sujetos se consideraron de alto riesgo de infección por COVID porque muchos estaban cuidando a familiares enfermos y eran vulnerables debido a su edad u otros factores de riesgo.

La infección por COVID-19 se consideró como confirmada con un resultado positivo de una prueba de antígeno del SARS-CoV-2, la detección de anticuerpos específicos o la presencia combinada de un contacto directo con un caso confirmado de COVID-19 más anosmia/ageusia y al menos dos síntomas de COVID- 19. El contacto directo con un caso confirmado, acompañado de los síntomas clásicos, pero sin alteraciones olfativas o gustativas, se consideraron casos altamente probables. La gravedad clínica de COVID-19 se calificó en una escala simplificada desde cero para casos asintomáticos, 1 para leves, 2 para moderados, 3 para síntomas respiratorios inferiores sin necesidad de oxígeno, hasta 6 para muerte. Además, se utilizaron mediciones domiciliarias de oximetría de pulso y tasa de flujo espiratorio máximo (PEFR) para determinar la gravedad.

Resultados: ninguno de los 36 casos necesitó oxígeno suplementario

Entre los 255 sujetos vacunados, hubo 24 casos confirmados y 12 (altamente) probables de COVID-19, trece con factores de riesgo que a menudo pueden hacer que el COVID-19 sea más grave (hipertensión, diabetes, obesidad, tabaquismo o asma no controlada). En su publicación, los autores detallan los factores de riesgo de cada paciente. Todos recibieron medidas de apoyo generales; algunos recibieron el uso de ivermectina (uso fuera de la indicación oficial) en dosis altas durante los dos primeros días. En general, los casos fueron menos graves de lo esperado. Todos tenían como mucho, síntomas respiratorios leves. Solo un paciente, con asma no controlada, tuvo un día con oxígeno en sangre levemente bajo. Ningún paciente presentó insuficiencia respiratoria al grado de necesitar oxígeno.

"Nos sentimos aliviados de que la MMR, que comúnmente se considera una vacuna de la infancia, también pareció ayudar a nuestros pacientes adultos mayores a calmar la tormenta de esta infección", dijo la Dra. Larenas-Linnemann.

Reacción

"No nos sorprendería que la MMR pudiera brindar alguna protección contra los casos graves de COVID-19 ", dijo el investigador Peter Aaby, del Proyecto de Salud Bandim en Guinea-Bissau y del Centro de Investigación de Vitaminas y Vacunas (CVIVA), Statens Serum Institut, una institución pública gubernamental de salud e investigación dependiente del Ministerio de Salud danés en Copenhague, Dinamarca y pionera en el campo. "Junto con mi socia, la Dra. Christine Stabell Benn, hemos estado informando sobre las reducciones de la mortalidad con las vacunas vivas atenuadas como la de poliomielitis, la BCG y la vacuna contra el sarampión/MMR durante varias décadas y abogando por optimizar los programas de vacunas. Con la crisis del COVID-19 agregando urgencia, es bueno ver que se tome en serio el potencial de los efectos inmunes no específicos ".

Investigación a nivel global que aplica la inmunidad entrenada a la prevención del COVID-19

Investigadores de todo el mundo están estudiando la capacidad de las vacunas vivas atenuadas existentes para prevenir complicaciones graves de COVID-19.

Actualmente se están realizando varios ensayos clínicos con la vacunación contra la tuberculosis (BCG) en los trabajadores de la salud expuestos al SARS-CoV-2 para reducir la gravedad de una eventual infección. Sin embargo, uno de los efectos descritos en experimentos con inmunidad entrenada con BCG fue un aumento en la citoquina interleucina 6 (IL-6), lo que hizo que el equipo de Médica Sur se mostrara reacio a usar este método, ya que la sobre-activación inmune ligada a niveles altos de IL-6 fue descrita en casos graves de COVID-19. Además, la vacuna BCG y la vacuna viva contra la poliomielitis no se utilizan en los Estados Unidos de América o en Canadá, lo que dificulta la aplicación generalizada de las vacunas BCG y contra la poliomielitis en toda Norteamérica. Los suministros existentes de BCG también se necesitan con urgencia para salvar vidas infantiles en todo el mundo. En cambio, el equipo de la Dra. Larenas-Linnemann eligió la vacuna MMR por su perfil de seguridad, así como por investigaciones previas que describen la inmunidad entrenada de MMR en recién nacidos de madres infectadas con hepatitis y estudios retrospectivos que muestran reducciones del 26-49% en las tasas de mortalidad por todas las causas después de programas de vacunación contra el sarampión.

Que sigue

Estos primeros datos de observación recopilados por la Dra. Larenas-Linnemann y su equipo en la Ciudad de México, que demuestran un curso más leve de la enfermedad por COVID-19 en individuos recientemente vacunados con MMR, son prometedores. Los investigadores continúan con su estrategia para recomendar la vacuna MMR a los contactos domésticos de pacientes con COVID-19 y planean seguir recopilando datos sobre más casos clínicos. También están buscando cooperación con inmunólogos para estudiar las bases inmunológicas de sus observaciones. La Dra. Larenas-Linnemann dijo, "Estamos agradecidos que pudimos ofrecer esto a nuestros pacientes y esperamos que estos primeros datos de la vida real despierten interés en el enfoque".

La evidencia concluyente del valor de la vacuna MMR para reducir las complicaciones de COVID-19 requiere un ensayo prospectivo y aleatorizado. Esto es exactamente lo que ha lanzado recientemente el microbiólogo Dr. Paul Fidel de Louisiana State University. Ha planteado la hipótesis de que las vacunas vivas atenuadas inducen células supresoras derivadas de la médula ósea (por sus siglas en inglés MDSC), otra forma de inmunidad innata entrenada, para suprimir la sepsis fatal que se observa a menudo en casos graves de COVID-19, como se describe en un artículo de opinión / hipótesis en mBio. Con fondos de la Fundación Parsemus y Fast Grants, el ensayo controlado aleatorio de MMR está reclutando a personal de primera línea y a trabajadores de la salud de la región de Nueva Orleans que sufrió un fuerte impacto. El equipo del Dr. Fidel todavía está buscando fondos para probar si la vacuna MMR puede brindar protección a los residentes de hogares de ancianos, que son particularmente vulnerables a esta enfermedad.

###

Sobre el Centro de Excelencia en Asma y Alergia Larenas

La Clínica de Alergia y Asma fue acreditada como Centro de Excelencia por GA2LEN en mayo de 2016. En marzo de 2017, la Clínica se re-bautizó y se estableció oficialmente como Centro de Excelencia en Asma y Alergia Larenas. Actualmente conduce investigaciones y proporciona atención avanzada para adultos y niños con enfermedades alérgicas, incluido el asma. El Centro fue recertificado como Centro de Excelencia en 2019 y está ubicado dentro de la torre de oficinas del Hospital Médica Sur, en la Ciudad de México.

Sobre Médica Sur

Médica Sur es una institución de salud de alta especialidad integrada por unidades médicas, de diagnóstico, de investigación, de docencia y de asistencia social, ofreciendo a sus pacientes, un servicio de excelencia médica con calidez humana.

En Médica Sur se reúne un selecto grupo de profesionales de la medicina, enfermería, administración y de operación hospitalaria que -guiados por un estricto código de ética y respaldados por tecnologías de vanguardia- tienen como objetivo el ofrecer a sus pacientes, un servicio de excelencia médica con calidez humana.

Fue el primer hospital fuera de los Estados Unidos en formar parte de la red Mayo Clinic Care Network, de esta manera promueve la colaboración entre médicos para mejorar la atención médica a todos sus pacientes en México.

Está certificada por el Consejo de Salubridad General validando la calidad y seguridad en la atención médica de sus pacientes y familiares. Ha sido certificada por Trace International, por garantizar que sus antecedentes y políticas cumplen con los más altos estándares internacionales de ética y anti - soborno. Cuenta además con la Acreditación de Joint Commission International (JCI), evaluación internacional, externa e independiente, de la calidad y la seguridad de los servicios de salud que se otorgó a Médica Sur desde el 2014.

Cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores desde 1994 (MEDICA).

Sobre la Fundación Parsemus

La Fundación Parsemus trabaja para crear mejoras significativas en la salud y el bienestar humano y animal mediante el avance de la investigación médica innovadora y desatendida, con énfasis en asegurarse de que los avances cambien la práctica del tratamiento médico y no desaparzcan en la abundancia de literatura científica. Muchos de los estudios que apoya la Fundación involucran enfoques de bajo costo que no cuentan con patente. Las áreas de enfoque incluyen salud reproductiva, salud reproductiva animal y prevención y tratamiento de COVID-19. Puede encontrar más información sobre la Fundación Parsemus y su trabajo en http://www.parsemus.org.

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.