News Release 

Los fondos de inversión de gestoras filiales de bancos contribuyen a la financiación de sus bancos matrices en periodos de crisis.

Se desprende de una investigación académica en la que Javier Gil-Bazo, profesor del Departamento de Economía y Empresa de la UPF, ha colaborado con Peter Hoffmann y Sergio Mayordomo, y que se ha publicado en la prestigiosa revista The

Universitat Pompeu Fabra - Barcelona

Research News

Un estudio publicado recientemente en la revista Review of Financial Studies, y que ha sido elaborado por los investigadores Javier Gil-Bazo, Peter Hoffmann y Sergio Mayordomo, muestra evidencias claras de que los fondos de inversión de gestoras filiales de bancos españoles contribuyeron a la financiación de sus bancos matrices mediante la compra de bonos en el mercado primario durante la última crisis (2008-2012).

Cálculo de coste-beneficio por parte de los conglomerados

La investigación es el primer estudio a nivel internacional del uso de fondos de inversión gestionados por empresas controladas por bancos como fuente alternativa de financiación de las entidades bancarias. Los investigadores analizan si los conglomerados consideran de forma estratégica los beneficios de esta práctica, y si la disponibilidad de esta fuente alternativa de financiación ayuda a los bancos a superar los períodos de dificultad financiera. Para minimizar el coste de la financiación mutua, es más frecuente utilizar fondos dirigidos a inversores minoristas y fondos que no cobran comisiones sobre resultados. Este hecho sugiere que esta forma de financiación es el resultado de una decisión estratégica tomada a nivel de conglomerado.

El apoyo financiero que proporcionan los fondos de inversión de gestoras filiales a sus bancos matrices es más importante en tiempos de crisis y para los bancos con más riesgo.

En su investigación, los autores encontraron que el apoyo financiero que proporcionan los fondos de inversión de gestoras filiales a sus bancos matrices es más importante en tiempos de crisis y para los bancos con más riesgo. Según los autores, el conflicto de interés que analizan aparece sólo en circunstancias extraordinarias, como las que experimentaron los bancos europeos y españoles desde la quiebra de Lehman Brothers en 2008.

Mientras que la financiación de los fondos afiliados tiene poco valor para los bancos en épocas normales, resulta valiosa en épocas de crisis financiera. La posibilidad de utilizar esta fuente alternativa de financiación por parte del banco matriz se mantiene latente hasta que llega una crisis bancaria. Esta práctica es más frecuente entre los bancos que dependen más de la liquidez de los bancos centrales, tienen una ratio más elevada de préstamos fallidos y han experimentado una rebaja en su calificación crediticia.

Análisis de los bancos españoles durante el periodo 2000-2012

El estudio utiliza datos de fondos de inversión afiliados a bancos españoles en el periodo 2000-2012. Según los autores, España es un laboratorio especialmente adecuado para el objetivo de la investigación por tres motivos: su industria de fondos de inversión está dominada por los bancos; el sector bancario español entró en un periodo de grave crisis tras la quiebra de Lehman en 2008, que provocó que aumentara su dependencia de bancos centrales y la competencia para obtener fuentes de financiación estable; y finalmente, por el hecho de que, a diferencia de EEUU, en España no se prohíben las operaciones vinculadas.

España es un laboratorio especialmente adecuado para el objetivo de la investigación.

El estudio encuentra que durante el periodo 2000-2012, agregando todos los fondos del mismo grupo de gestión de activos, el exceso de compras de deuda del banco matriz por parte de sus fondos afiliados representó, de promedio, el 2,85% del importe total emitido durante todo el periodo analizado, que corresponde a 514 millones de euros por banco o 14.400 millones de euros en conjunto. Mientras que el apoyo mediante financiación está ausente en épocas normales, este representa el 7% del importe emitido en época de crisis (11.900 millones de euros en conjunto). Esta financiación permitió a los bancos aliviar sus restricciones de financiación y facilitar el acceso al crédito de las empresas españolas en el contexto de la crisis.

Cambios en la regulación en España, que sigue siendo laxa y no favorece a los inversores de los fondos

A diferencia de los EEUU, en España las operaciones con empresas del mismo grupo no están prohibidas para los fondos de inversión, por estar dentro del marco normativo europeo relativo a los conflictos de intereses en la gestión de activos. La regulación se basa en el establecimiento de normas de conducta que eviten conflictos de intereses o que minimicen el impacto sobre los inversores. Este enfoque podría no ser eficaz para proteger a los inversores de los fondos de inversión.

A diferencia de los EEUU, en España las operaciones con empresas del mismo grupo no están prohibidas para los fondos de inversión.

En febrero de 2018, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) estableció una nueva normativa mediante la que se requiere la autorización previa de estas operaciones. La autorización debe tener en cuenta los conflictos de interés que se pueden generar, lo que supone que las empresas gestoras de activos deben declarar explícitamente que una transacción se hace en el mejor interés de los inversores. Los autores proponen, además, un nuevo enfoque regulatorio que incluye mejorar la transparencia de las operaciones vinculadas y sus costes potenciales para los inversores, así como proporcionar a los inversores herramientas que faciliten la comparación de rendimientos, comisiones y riesgos entre fondos.

###

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.