News Release 

Organoides obtenidos de células de los conductos biliares reparan el hígado humano y podrían ayudar en procesos de trasplante de hígado

American Association for the Advancement of Science

Research News

Los organoides cultivados a partir de células epiteliales de los conductos biliares se pueden usar para reparar los conductos biliares dañados en hígados humanos trasplantados, informan los investigadores. Los resultados proporcionan una prueba de concepto para el uso de una terapia basada en células ex vivo a fin de mejorar la función del órgano antes del trasplante, lo que en última instancia podría aumentar la cantidad de órganos utilizables en la lista de espera para transplantes. La bilis producida en el hígado se transporta hasta al intestino delgado a través de una red de conductos biliares formados por células epiteliales biliares conocidas como colangiocitos. Si bien es crucial para la digestión, la bilis se vuelve tóxica cuando se acumula en el hígado. Como resultado, las enfermedades hepáticas crónicas que afectan a los colangiocitos a menudo resultan en insuficiencia hepática y suponen un número significativo de trasplantes de hígado humanos. Aunque los donantes de hígado casi siempre escasean, la tecnología de organoides es muy prometedora para la medicina regenerativa y, a menudo, se considera una alternativa potencial al trasplante de hígado para las enfermedades biliares. Sin embargo, todavía no se han establecido el injerto in vivo, la supervivencia y la función de los organoides en humanos. Utilizando secuenciación de ARN de células individuales y un modelo de ratón de lesión biliar, Fotios Sampaziotis y sus colegas encontraron que los organoides cultivados a partir de colangiocitos humanos primarios retienen su plasticidad, lo que permite que las células de una región reparen diferentes regiones del árbol biliar. Sampaziotis et al. trasplantaron organoides de colangiocitos en los conductos intrahepáticos de hígados de donantes humanos fallecidos sometidos a perfusión normotérmica -una técnica utilizada para mantener vivos los órganos fuera del cuerpo humano- y descubrió que los organoides injertados reparaban los conductos biliares en los hígados ex vivo. Los hallazgos ofrecen una prueba de concepto de que los colangiocitos de áreas no enfermas, como la vesícula biliar, podrían usarse en terapias basadas en células para las colangiopatías que afectan a los conductos biliares en el interior del hígado. Estos hallazgos acercan "la terapia celular para la enfermedad biliar intrahepática a la traducción clínica", escriben Simone Kurial y Holder Willenbring en un artículo de Perspective relacionado.

###

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.