News Release

Dos estudios amplían los conocimientos sobre la ascendencia de los denisovanos y la historia de la población en el este de Asia

Peer-Reviewed Publication

American Association for the Advancement of Science (AAAS)

En un par de estudios, los investigadores aportan pruebas que amplían nuestra comprensión acerca de los humanos modernos en el este de Asia y sus interacciones con sus primos más esquivos, los denisovanos. Si bien la mezcla entre humanos y denisovanos es ampliamente reconocida, los restos físicos de las especies de homínidos arcaicos son extremadamente raros. Además, se carece de evidencia genómica antigua de los primeros humanos modernos en el este de Asia, lo que capturaría la naturaleza de los eventos de mezcla entre las dos especies e informaría sobre el momento y el desplazamiento de los humanos hacia Asia y a lo largo de este continente.

Recientemente se recuperó un fragmento de una mandíbula, que se sospecha de origen denisovano, de la Cueva de Baishiya-Karst (CBK), situada en un punto elevado de la meseta tibetana. Sin embargo, la datación del hueso es poco precisa y existe amplio margen de duda respecto de su origen denisovano. En esta ocasión, Dongju Zhang y sus colegas describen la estratigrafía y la cronología de CBK e informan del análisis de ADN sedimentario que revelan un largo plazo de ocupación denisovana en la cueva. Zhang et al. extrajeron material genético de sedimentos de cuevas, identificando ADN mitocondrial (ADNm) denisovano. Los hallazgos indican que los denisovanos ocuparon esta cueva a gran altitud hace 100 000 años, y posiblemente también en otra ocupación más reciente hace 45 000 años, así como en algún otro punto intermedio. Esta ocupación a largo plazo de regiones de gran altitud sugiere que la mezcla de denisovano pudo haber contribuido a las adaptaciones a la gran altitud que permitieron a los humanos modernos colonizar la meseta tibetana.

En otro estudio, Diyendo Massilani y sus colegas presentan el genoma recuperado de un fragmento de cráneo con una antigüedad de 34 000 años descubierto en el valle de Salkhit, en el este de Mongolia. El modelado de la ascendencia del nuevo genoma con respecto a otros individuos del Pleistoceno sugiere una mezcla de denisovano relativamente reciente, tal vez durante los 1000 años anteriores al nacimiento del individuo de Salkhit. De acuerdo con Massilani et al., la ascendencia denisovana identificada en este caso, así como la identificada en otro individuo de 40 000 años encontrado cerca de Beijing, derivó probablemente de los mismos eventos de mezcla que dieron forma a los asiáticos continentales actuales. Sin embargo, son distintas de las contribuciones de ADN denisovano a los australasianos actuales. Estos hallazgos proporcionan un punto de referencia en la historia temprana de los humanos modernos en el este de Eurasia, una región para la que no se dispone de evidencia genómica.

###


Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.